Por un estado laico, por la libertad de conciencia

La soberbia católica

Buenos y malos. El conflicto no está en lo evidente, sino en lo que no se espera, en lo que no se ve: ateos buenos y creyentes malvados. Son estos últimos los más interesados...