Violador-parricida se declara culpable

Anastasio Torres ha declarado cínicamente que él es evangélico, que Dios está con él y que no se arrepiente de lo que hizo, ni siquiera de haber ultimado a su víctima cuando cargaba al vástago de ambos, que fue concebido producto de la violación sistemática a la que sometió a la pequeña durante un año.

Familiares de depravado que ultrajó, embarazó y asesinó a su hijastra de 13 años, se dan el lujo de amenazar a feministas.

Anastasio Trinidad Torres, el individuo de 59 años que el domingo nueve de agosto mató de una puñalada a su hijastra de 13 años, identificada como “Anita”, en el municipio caribeño de El Tortuguero, tras salir de la cárcel por “enfermedad”, porque cumplía condena de 12 años por violar y embarazar a la pequeña, se declaró culpable en la audiencia inicial que se realizó el jueves en el Juzgado de Audiencias de Bluefields
El Ministerio Público pide una pena de 15 años, que junto a los 12 por la violación de “Anita”, sumarían una condena de 27 años, si se cumple consecutiva y no simultáneamente.

Denuncia

La coordinadora de la Red de Mujeres Contra la Violencia en la RAAS, Aley-da Gómez, emplazó a la Policía y al Ministerio Público para que investiguen a familiares de Anastasio Torres, que se han dado a la tarea de amenazar a las activistas de esa organización en El Tortuguero.

Al mismo tiempo, Gómez denunció que en ese municipio otro individuo asesinó a una niña de 13 machetazos y que el caso ni siquiera es conocido por la Policía, por lo que exigió a esa institución que investigue ese crimen.

“También le pedimos al Ministerio Público que investigue a la señora Lilliam Marín, la fiadora de Torres, porque ella se anduvo movilizando para sacarlo de la cárcel y por último exigimos que no saquen de la cárcel a este asesino por supuestas enfermedades, que se pudra en la cárcel”, apostilló Gómez.

Anastasio Torres ha declarado cínicamente que él es evangélico, que Dios está con él y que no se arrepiente de lo que hizo, ni siquiera de haber ultimado a su víctima cuando cargaba al vástago de ambos, que fue concebido producto de la violación sistemática a la que sometió a la pequeña durante un año.

Alerta

Defensores de los derechos de la niñez y adolescencia de la RAAS han advertido sobre la necesidad de desenmascarar a falsos cristianos que andan de pueblo en pueblo y de comarca en comarca con la fachada de predicar la Palabra de Dios, cuando su verdadero propósito es encontrar mujeres incautas o niñas indefensas para saciar sus instintos bestiales.

El año pasado, el caso más espeluznante lo protagonizó el conserje de la casa pastoral de la iglesia Maranatha, de El Bluff, Sydney Owen Malone Briayt, de 33 años, quien violó a tres hermanitas de cinco, ocho y 10 años, por lo que guarda prisión en el Sistema Penitenciario de Bluefields.

Una de las feligreses que desenmascaró a Malone confesó que ese individuo era un holgazán que nunca buscó trabajo y como se ofreció a cuidar la casa pastoral, lo aceptaron en la congregación.

“Él dirigía el coro y el grupo musical de la iglesia, compuesto por adolescentes y una vez lo encontraron desnudo con una niña; pero no le había hecho nada a la pequeña, y como pidió perdón y confesó su arrepentimiento, le permitieron seguir en la casa pastoral; seis meses después estalló el escándalo cuando se descubrió que había violado a tres niñas”, concluyó la testigo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...