Una conversión religiosa provoca un conflicto social en Egipto

La historia de Camilia Shehata, desaparecida hace dos meses por convertirse presuntamente del cristianismo al islam, ha puesto en evidencia la intolerancia religiosa y la dificultad para cambiar de culto en Egipto. Su caso se ha convertido en noticia nacional y en pretexto para organizar manifestaciones por parte de coptos (cristianos de Egipto) y musulmanes que se culpan unos a otros por su desaparición.

Shehata, de 25 años y casada con un cura, se convirtió al islam a principios de este año y en julio pasado desapareció cuando fue a registrarse a la mezquita de Al Azhar, una de las principales instituciones del islam suní, según la narración del jeque Abu Yehia que le ayudó a hacerse musulmana.

Abu Yehia ha sostenido que Shehata fue detenida en ese momento por las fuerzas de seguridad y llevada a un monasterio, acusación negada por la Policía y por la autoridades religiosas.

Aunque el único hecho evidente es que Shehata está desaparecida, cada credo tiene su versión: mientras que algunos coptos aseguran que ella nunca quiso convertirse, hay musulmanes que defienden que fue raptada y castigada por la Iglesia por haber reconocido su devoción por el islam.

A juicio de la directora del Congreso Americano-Islámico, Dalia Ziada, "es muy extraño cómo estos grupos tanto musulmanes como coptos han llevado la situación a este grado".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...