Un grupo laico exige la retirada del Corazón de Jesús que hay en el consistorio de Cullera

La asociación Cullera Laica solicitó el pasado lunes al alcalde de la población, Ernesto Sanjuán, la retirada de la imagen religiosa que representa un Corazón de Jesús y que se encuentra instalada en las escalinatas del antiguo edificio del ayuntamiento, donde actualmente se celebran los plenos municipales.

El colectivo laico ha formulado esta petición acogiéndose a que el edificio del ayuntamiento es público y, por tanto, la presencia de la imagen religiosa vulneraría el principio constitucional de aconfesionalidad del Estado, según el cual ninguna religión tiene caráter estatal y los organismos oficiales han de estar separados de las iglesias. «Las instituciones públicas representan y pertenecen a toda la ciudadanía y las diversas iglesias y convicciones religiosas o irreligiosas representan a la esfera privada de cada persona», explica el colectivo, que además incide en que la presencia de esta imagen discrimina a quien profesa otra religión o ninguna.
«Si los católicos pueden tener sus símbolos en el ayuntamiento, cualquier persona o colectivo ha de tener el mismo derecho a colocar los suyos. Y el ayuntamiento podría convertirse en un mosaico de símbolos que, además de herir sensibilidades, fomentaría la fragmentación social y vulneraría el derecho de quien no profesa ninguna religión», expone el portavoz de la agrupación, Josep Baptista Malonda.
Cullera Laica considera que una pareja de novios que opta por casarse en el salón de plenos municipal -al que se accede por la escalinata en la que se encuentra la imagen religiosa- ha escogido esta opción en lugar de otras posibles, «y sin embargo, como si se hubieran casado por el rito católico, se ha de encuentrar con un cristo en las escalinatas», enfatiza Josep B. Malonda El colectivo cullerense insta al alcalde a retirar la imagen y a que no recurra a la justificación de que cuando él llegó a la alcadía este símbolo religioso ya se encontraba allí. «Pensamos que después de treinta años de democracia, ya es hora de que los mandatos constitucionales se hagan efectivos, máxime cuando existe ya una petición formal», exige el grupo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...