PSOE e IU reabren en Cáceres la «guerra de crucifijos»

Han pedido en los tribunales la retirada del que preside el salón de Plenos del Ayuntamiento. La mayoría del PP rechazó la iniciativa a mediados de mayo.

COMENTARIO: Curioso como este periódico conservador achaca a PSOE e IU la "guerra", cuando es el PP el que está imponiendo el crucifijo en un espacio que debe estar libre de toda simbología religiosa o de convicciones particulares, pues se trata de un espacio público, es decir de todos, creyentes o no. La imposición del PP es la que vulnera el derecho a la libertad de conciencia de los demás, es su actitud la que discrimina a unos frente a otros, que se ven de este modo como ciudadanos de segunda, ya que los primeros tienen el privilegio de que las instituciones del Estado tengan sus símbolos, provocando una identificación de la Administración hacia esa confesión, y los segundos, no.


La «guerra de los crucifijos», que tanto persiguió la permanencia los símbolos cristianos en las escuelas públicas, se reabre ahora en Cáceres, aunque en una versión que pone en el punto de mira al Ayuntamiento. Los grupos municipales PSOE e IU presentaron la mañana del jueves un recurso ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Cáceres, por el que se pide la retirada del crucifijó que preside el Salón de Plenos del consistorio y se traslade a otra dependencia del edificio.

Llama la atención la participación en esta iniciativa del PSOE, en vista de que el pasado mes de marzo, el alcalde de Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch, rechazó una propuesta de la Chunta Aragonesista e IU contra la retirada de un crucifijo. Belloch argumentó que las sociedades «más maduras son las que no cambian las costumbres y tradiciones, sino que las acumulan y superponen», a lo que añadió que la continuidad del símbolo no debía ofender a nadie.

El recurso, que se ha planteado junto a la asociación «Cáceres laica», se formula contra un acuerdo plenario que el pasado mes de mayo ya desestimó la retirada de ese crucifijo. Los votos de la mayoría del PP impidieron que prosperara una moción ordinaria que IU había elevado en ese sentido.

Mayorías «vulneran derechos»

Entre los fundamentos alegados para defender su petición se cita el artículo 16.3 de la Constitución, en el que se garantizan la libertad ideológica, religiosa y de culto, y algunos de los derechos vinculados al libre desarrollo de la personalidad. También se alude al artículo 10 de la Carta Magna, que recoge que los Derechos Fundamentales de los españoles se rigen de acuerdo a la declaración de los Derechos Humanos, carta que a su vez recoge de manera explicita la libertad de conciencia y de religión de cada individuo.

La alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, ha afirmado que acatarán la decisión del Tribunal de Justicia sobre el recurso planteado pero, a título personal, ha aseverado que a ella ni le «perturba» ni le «estorba» lo más mínimo la presencia del crucifijo.

En la presentación del recurso, el concejal de IU Manuel Cruz ha insistido en que la denuncia no va en contra del credo católico, sino que busca la existencia de espacios públicos «neutrales», por tratarse de un país laico. «Me parece muy bien que, al entrar en una catedral, encuentre símbolos de la Iglesia católica, al igual que en una sinagoga de la religión judía, aunque en un salón de plenos de un ayuntamiento, en un estado aconfesional, no es normal encontrarse un símbolo religioso», ha subrayado el concejal de IU.

En su intervención, también ha insistido en que no se pueden vulnerar los derechos fundamentales por parte de una mayoría, en alusión a la bancada de concejales del PP que votó en contra de la moción.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...