País y Santa Sede inician camino hacia Estado laico (Costa Rica)

Costa Rica y el Vaticano iniciaron en esta semana, de manera oficial, la negociación para firmar un acuerdo bilateral que «modernice» las relaciones entre ambos estados.

COMENTARIO: Nada más alejado de la realidad que conseguir un Estado laico, negociando con la Santa Sede, que buscará en este Acuerdo el mantenimiento de sus privilegios, «adaptados» a los nuevos tiempos.


Así lo confirmó a La Nación el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Enrique Castillo, quien se reunió el jueves con monseñor Dominique Mamberti, secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados.

Castillo viajó a Roma y el Vaticano durante la semana pasada y aseguró que en la cita con el representante eclesiástico acordaron comenzar las negociaciones del acuerdo entre ambos Estados.

“Hemos convenido instaurar, cada uno por su lado, una comisión para que empiecen a conversar sobre los puntos que merecen ser revisados, y así echar a caminar el proceso de revisión sin prisa, muy pausado, con mucha serenidad, para adecuar las relaciones a los tiempos actuales”, explicó Castillo, vía telefónica, desde Roma, Italia.

La Cancillería no ha designado todavía a las tres personas que integrarán la comisión costarricense; sin embargo, el canciller expresó que lo harán “en las próximas semanas”.

Para el embajador costarricense en la Santa Sede, Fernando Sánchez, las relaciones con el Vaticano son en este momento muy cordiales, pero ambos Estados negociarán un acuerdo bilateral en el que queden “bien definidos, en blanco y negro, los alcances de esas relaciones”.

Sánchez calificó el eventual convenio como “un instrumento modernizador” de las relaciones.

El documento no será la herramienta legal que elimine el carácter oficial de la religión católica, establecido en el artículo 75 de la Constitución Política.

Según otros acuerdos similares firmados por el Vaticano con otras naciones, el documento podría incluir una especie de presentación en la que se establezca que Costa Rica es absolutamente soberana y que puede tomar la decisión que le parezca sobre la laicidad de su Estado.

Serían entonces los diputados quienes deban tramitar una reforma constitucional para modificar el contenido del artículo 75 de la Carta Magna.

Se intentó consultar, entre jueves y viernes, al presidente de la Conferencia Episcopal, el obispo Óscar Fernández, pero no contestó ni devolvió la llamada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...