Los periodistas de Dios. Nuevas visiones sobre los propagandistas católicos

Introducción: la información en el siglo de las masas

Conscientes de que habían entrado las masas en la política, los católicos en España reaccionaron a comienzos del siglo XX en defensa de los privilegios eclesiásticos frente al liberalismo, las posturas progresistas y revolucionarias. Intentaron organizar a las masas de una forma muy diferente a lo que hasta entonces habían hecho los partidos dinásticos del régimen de la Restauración. Desde la presentación de la superioridad de los intereses católicos frente a los de partido, pretendieron superar divisiones y atraer a la derecha conservadora hacia el apoyo de su doctrina política, sobre todo tras la crisis de los partidos del turnismo. Bajo la inspiración de la encíclica Rerum Novarum (1891), el catolicismo social impulsó la creación de sindicatos, patronatos y cooperativas, con la intención de dar respuesta a las consecuencias de la industrialización y la secularización social, a la vez que perseguía el objetivo de ampliar la base social de la Iglesia más allá de la movilización de los sectores de influencia católica, para lograr el freno de las tesis obreristas.

El propagandismo católico se configuraría como uno de los principales deberes para despliegue del catolicismo social. La actividad de los seglares en torno a la difusión de la doctrina católica establecida desde el Vaticano como respuesta a los desarrollos modernistas vino de la mano, entre otras muchos aspectos, de la actividad periodística; desde esta actividad, los seglares se encargarían de difundir los principios doctrinales del catolicismo social, con la pretensión de extenderlos más allá de sus fronteras sociales clásicas. Con estos presupuestos, en palabras de Eduardo Ayala, se impulsó la creación de periódicos “leal y sinceramente católicos que combatan los errores de la prensa impía y alienten a los buenos a luchar por la causa de la Iglesia”.

El catolicismo intenta adaptarse así a este contexto de principios de siglo XX, entre la Gran Guerra europea que supuso el florecimiento de la propaganda dirigida por parte de los más poderosos Estados del momento a la Guerra Civil Española como punto de partida de la utilización de mecanismos persuasión de las masas ya no sólo en conflictos bélicos, sino también político- ideológicos. Facetas que se hicieron fundamentales en la II Guerra Mundial.

En el caso español, el análisis de la propaganda que desplegaron quienes se sublevaron contra la legalidad republicana en julio de 1936 es todavía un aspecto poco conocido, sobre todo si se tienen en cuenta los importantes resultados en mostrar una imagen positiva del levantamiento militar, no sólo a ciudadanos titubeantes en el interior, sino principalmente a la opinión pública internacional. El reconocimiento de las potencias extranjeras fue programado por el aparato administrativo sublevado no sólo como un punto de apoyo en la dirección de las operaciones militares, sino, también como un espaldarazo decisivo en la creación del Nuevo Estado franquista.

………..

Estamos, por tanto, ante una serie de obras que arrojan luz sobre un período en el que el periodismo se había erigido como un código ideológico con el que se pretendía que la sociedad española, y el ciudadano extranjero, apoyaran la causa y el Estado franquista. Más aún si consideramos, tal y como afirma Alejandro Pizarroso, que todo régimen necesita proyectarse internacionalmente para consolidarse a nivel interno y, cuando lo precisa, «ser considerado una referencia para otros». Este era el estado del periodismo en esta época. La importancia que tuvo el propagandismo en general para la configuración ideológica y política que estructuraran la sociedad emergente de la posguerra, devastada por los efectos de la Guerra Civil y con una represión incesante ejercida por los vencedores, el análisis de la labor del propagandismo católico no puede darse por cerrado hoy día ni mucho menos.

…………..

Leer el documento completo en PDF

Juan Carlos García Funes

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...