Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Los conventos se adaptan a los nuevos tiempos

Nazarenas y franciscanos destinarán parte de sus terrenos a la construcción de pisos para poder rehabilitar sus conventos

Que Palencia fue desde sus orígenes una ciudad de señorío episcopal, queda claramente evidenciado en la actualidad con un simple paseo por sus calles. Y aunque esta situación administrativa cambió pasada la Edad Media, aún puede apreciarse el peso específico que las jerarquías religiosas tuvieron en la capital palentina. Tanto que llegaron a configurar no solo la articulación de la sociedad, sino también la distribución urbanística. No en vano, prácticamente todo el casco histórico de Palencia aparece aún marcado por la presencia de numerosos conventos o colegios religiosos, y en puntos concretos, como los entornos de la plaza de San Pablo, la aglomeración es tal que asombra claramente a los visitantes.
Pero esta preponderancia histórica se ha ido difuminando con el paso de los siglos, y buena parte de las órdenes religiosas que se asientan en Palencia han tenido en algún momento de su historia que ceder terreno para el desarrollo urbanístico de la ciudad. Las desamortizaciones del siglo XIX, primero, liberaron buena parte del suelo perteneciente a las órdenes religiosas, y con el paso de las décadas, a lo largo de todo el siglo XX, muchos conventos fueron vendiendo sus huertas (plaza de los Dominicos, plaza del Seminario), lo que permitió la aparición de nuevas zonas residenciales. En los setenta, dos actuaciones urbanísticas vinculadas a terrenos del clero llamaron poderosamente la atención: el convento de los carmelitas desapareció por completo para transformarse en lo que hoy es la zona residencia de la plaza de Inés de Osorio (junto a las filipenses) y las agustinas canónigas, que también cerraron su convento, en lo que hoy es el edificio administrativo del Ayuntamiento en la Calle Mayor.
Pero además, el paso del tiempo no ha frenado este proceso de secularización del suelo religioso en la ciudad de Palencia. La creciente falta de vocaciones, el paulatino envejecimiento de las comunidades y las dificultades para la obtención de ingresos han llevado a diferentes órdenes religiosas palentinas a plantearse la entrada en modelos de negocio que hasta ahora les eran totalmente ajenos. Es el caso de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, más conocidas como las nazarenas de la plaza de San Pablo, o los hermanos franciscanos de la plaza de San Juanillo. En ambos casos, han optado por vender a empresarios de la construcción parte de sus terrenos a cambio de la edificación de nuevos conventos, modernos y funcionales, adaptados a las necesidades actuales de la orden.
Aunque no son los únicos, puesto que también las agustinas recoletas han solicitado permisos para poder transformar el subsuelo de sus huertos en un aparcamiento público para vehículos, o las Religiosas de María Inmaculada, conocidas como el servicio doméstico, se han interesado por conocer qué usos pueden dar al gran inmueble que poseen en la confluencia de las calles Antonio Maura, Doña Urraca e Higinio Aparicio. En este caso, la transformación en viviendas se presenta muy complicada, puesto que la normativa urbanística establece que la transformación de un inmueble de uso dotacional a residencial implica la cesión al Ayuntamiento de suelo para la creación de zona verde.
Pero los proyectos de las nazarenas y de los franciscanos sí pasan por la construcción de nuevos edificios de viviendas. En ambos casos, los promotores buscan el apoyo económico de los empresarios de la construcción para poder mantener en pie sus conventos, muy deteriorados por el paso del tiempo y la baja ocupación de sus dependencias.
El caso más grave era el de las nazarenas, cuyo edificio se encontraba muy degradado. Por ello, ha sido necesario derribar todo el inmueble, a excepción de las fachadas, incluidas en el catálogo de bienes protegidos del Ayuntamiento.
En estos momentos, ya se ha levantado la estructura de lo que será el nuevo convento, que ocupará prácticamente la misma superficie que tenía anteriormente, ya que las nazarenas quieren mantener en Palencia una de sus principales casas. La zona reservada a viviendas, con cuya venta se sufragará parte de la rehabilitación del convento, es la que se destinaba a residencia y casa de ejercicios. En estos momentos, no ha comenzado la construcción de los pisos, cuyas fachadas tendrán que retranquearse en la calle Canónigo San Martín.
Pero la operación de mayor calado será la que lleven a cabo los franciscanos de San Juanillo, puesto que supone una transformación total para la zona central del barrio.
El proyecto, para el que ya se ha aprobado el cambio de planeamiento urbanístico, implica el derribo de prácticamente todo el complejo de edificios, incluidos la iglesia y el antiguo seminario de San Antonio de Padua. De esta forma, la plaza de San Juanillo se prolongará con una nueva calle, en la que confluirán las zonas verdes, los espacios peatonales y el aparcamiento de vehículos. Los frailes conservarán una residencia, adaptada a su reducido número actual de hermanos y se construirá una iglesia nueva. La zona residencial contará con un aparcamiento subterráneo.
 
COMENTARIOS DE LECTORES EN EL MEDIO ORIGINAL

Marga

Lo que firmamos en el concorcodato con la santa sede: En el terreno fiscal se excluye a la Iglesia de impuestos sobre la renta (IRPF) y sobre el consumo (IVA,…), de pagar contribuciones urbanas por sus edificios (incluidas las residencias de sacerdotes, locales de oficinas, seminarios, conventos, y edificios de culto), de pagar impuestos reales sobre la renta y el patrimonio, adem?de estar totalmente exenta del impuesto por donaciones y sucesiones (siendo deducibles del IRPF los bienes donados a la Iglesia). Pero lo m?curioso es que se establece un per?o de tres a? o sea hasta 1982, para que la financiaci?e la Iglesia se haga v?declaraci?oluntaria por los impuesto de la renta de las personas f?cas, y sin embargo todav?se sigue sosteniendo econ?amente a la Iglesia v?Presupuestos Generales del Estado (bajo el eufemismo de pagos a cuenta de lo que corresponda por el IRPF el Estado entrega cada a?ucho m?de lo que luego ingresa acumulando una deuda de miles de millones que nadie se preocupa de recuperar para lograr cumplir los criterios de convergencia que exige el Tratado de Maastricht).

verano08

Una sugerencia: Que paguen el impuesto de bienes e inmuebles por sus inmensas riquezas, igual que yo pagp por mis miserias; o aun mejor, que entreguen sus bienes al pueblo y se vayan para el vaticano.

perico

Aqu?o ?o que est?n decadencia es la moral de estas instituciones religiosas, cegadas por el dinero del ladrillo, TODOS sus inmuebles los recibieron en su d?como donaciones, NUNCA han tenido que pagar por ellos el IBI, como el resto de cristianos, lo que ha privado al consistorio palentino de ingentes ingresos leg?mos, poseen muchos y muy bien situados inmuebles, y ahora que ya no son necesarios para sus fines nos los quieren vender, algo que en su d?les regalamos. De buenos cristianos puros de coraz?ue aman a su pr?o como cristo les ense?ser?ahora cederlos gratuitamente al municipio para que sirvieran a cualquier fin social, en estos tiempos en que la gente lo est?asando tan mal. Si en algo se puede elogiar a la iglesia es en no haber cambiado de estrategia econ?a en m?de dosmil a?de andadura por Europa.

Archivos de imagen relacionados

  • Seminario

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share