La Iglesia ganará al menos 15 millones con dos recalificaciones en el PGOU de Málaga

El PSOE acusa al Ayuntamiento de favorecer al clero en sus decisiones urbanísticas

La congregación de las Hermanas de Jesús no podrá alegar en el futuro falta de recursos económicos para seguir dando una educación esmerada a los alumnos del colegio Gamarra, uno de los centros educativos concertados mejor valorados de Málaga. Un convenio urbanístico suscrito por esta comunidad religiosa con el Ayuntamiento de Málaga e incorporado al Plan General de Ordenación Urbana permitirá construir 132 pisos -40 de ellos de protección oficial- en el lugar que ahora ocupan un pabellón deportivo cubierto y varias canchas de fútbol sala y baloncesto del colegio.

La venta de estos terrenos una vez recalificados a un promotor reportará a las monjas unos 12 millones de euros, según cálculos "conservadores" del grupo municipal socialista, que acusa al alcalde, Francisco de la Torre (PP), de "favorecer a la Iglesia en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)", aprobado provisionalmente el pasado julio con los votos de la mayoría absoluta del PP y actualmente en periodo de estudio de alegaciones.

Precisamente fue una de estas alegaciones al PGOU, presentada por las Hijas de Jesús, la que dio lugar a la recalificación de los 13.193 metros cuadrados de la parcela, a la que se dará la máxima edificabilidad y la mínima proporción de vivienda protegida marcadas por la ley. Además, también están previstos bajos comerciales y zonas verdes de carácter privado.

Como contrapartida a este cambio de uso de los terrenos, las religiosas se comprometen en el convenio a "proyectar y edificar" en otra zona de la parcela dos piscinas climatizadas de 25 metros de largo y una piscina de aprendizaje de 16,5 metros. Estas instalaciones, que serán de titularidad municipal, se complementarán con dos plantas de aparcamiento subterráneo. El coste de estas obras será de 1,8 millones de euros, cantidad que se revisará anualmente hasta que el Ayuntamiento reciba el nuevo equipamiento. Al final del proceso, el beneficio para la congregación superará los 10 millones de euros.

"Parece que el señor De la Torre aprovecha el PGOU para obtener una indulgencia plenaria, ya que la mayoría de las intervenciones urbanísticas en la ciudad consolidada se realizan para beneficiar a la Iglesia", ironiza el viceportavoz socialista, Enrique Salvo.

El concejal de Urbanismo, Juan Ramón Casero, se defiende: "Tratamos igual a todos los ciudadanos con independencia de su ideología religiosa o su credo político. El convenio soluciona un problema que tenía el sector. Lo fácil es hacer demagogia barata y declararse anticlericales, eso es una cosa superada, de los años 30 y propia de los viejos".

Otra recalificación que beneficia a la Iglesia se producirá en los terrenos del Colegio San Estanislao, gestionado por la Compañía de Jesús. La prolongación de la calle Chile cortará en dos la parcela donde se ubica el centro educativo que ocupa el centro educativo en la barriada de El Palo.

El acuerdo con el Ayuntamiento contempla que la parte de la finca que quedará al norte, de 4.413 metros cuadrados, pasará a residencial y en ella se podrán construir 30 viviendas. Con este cambio, que al igual que el del colegio Gamarra entrará en vigor cuando se apruebe definitivamente el PGOU, los jesuitas podrán obtener cerca de cinco millones de euros con la venta de los terrenos donde se podrán construir viviendas.

Cesión gratuita

Las actuaciones urbanísticas favorables a la Iglesia en Málaga no se limitan a recalificaciones en el Plan General. El viceportavoz socialista cita el ejemplo de la cesión gratuita de terrenos municipales a las cofradías de Semana Santa. Es el caso de la cofradía de la Misericordia, a la que el pasado 13 de diciembre se le cedió una parcela de 168 metros cuadrados en El Perchel para construir una casa hermandad.

Obtener este derecho de superficie durante 75 años no supuso una ardua batalla para la corporación de El Chiquito. El escrito presentado por la cofradía para solicitar la parcela expone que el alcalde, Francisco de la Torre, y el concejal de Urbanismo habían ofrecido "reiteradamente" los terrenos a los hermanos de la cofradía.

Multas con indulgencia

Victoriano Frías, un abogado malagueño, emprendió hace dos años una batalla legal contra el colegio de La Presentación por unas obras de ampliación que entonces carecían de licencia municipal. El Ayuntamiento de Málaga paralizó los trabajos y abrió un expediente sancionador de 30.912 euros al colegio, pero la sanción fue revocada por el alcalde, Francisco de la Torre, porque "a la fecha de incoación del expediente ya se habían cumplimentado todos los concidionantes impuestos en el acto de concesión de licencia". En su denuncia, Victoriano Frías señala que los dos estudios de detalle de las obras fueron aprobados por la funcionaria de Urbanismo María Victoria Torres, hermana de la madre superiora de La Presentación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...