Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Europa y la periódica discusión sobre los símbolos religiosos en público

Acaba de ser nombrada ministra en el Estado alemán de Baja Sajonia y ya ha causado el primer revuelo: Aygül ?zkan se dice en contra de que en las escuelas cuelguen crucifijos- un viejo debate que afecta a toda Europa.

"Los símbolos cristianos no tienen cabida en las escuelas públicas", dijo Aygül Özkan, miembro de la conservadora Unión Cristianodemócrata alemana (CDU), desde el 19 de abril ministra de Asuntos Sociales del Estado de Baja Sajonia e hija de inmigrantes turcos, en una entrevista concedida a la revista germana Focus. Y las reacciones no se hicieron esperar.

La abogada de 38 años, nacida en Hamburgo y cuyos padres emigraron a Alemania en los años 60, añadió que "las escuelas deberían ser un lugar neutral en el que los niños puedan decidir libremente su orientación religiosa", y opinó que tampoco para los velos musulmanes hay espacio en las aulas.

Regaño del partido

 El viento no tardó en soplar en contra de Aygül Özkan, y la principal tormenta se ha levantando desde las filas de su propio partido. Empezando por la misma canciller, Angela Merkel, varios han sido los compañeros que reaccionaron negativamente a los comentarios de la política, algunos piden incluso su dimisión. Los crucifijos tienen larga tradición en Alemania y "son una expresión de nuestros valores”, dijo Maria Böhmer, secretaria de estado para temas de integración, y con ella coincide la mayoría dentro de la CDU.

El primer ministro de Baja Sajonia, Christian Wulff, trató de calmar los ánimos, acentuando que se trata de "una opinión personal" de Özkan, y apresurándose a puntualizar que su Gobierno ve con buenos ojos la presencia de símbolos cristianos en los colegios.

Tampoco a los tradicionales socios de los cristianodemócratas, los socialcristianos bávaros, les han gustado las palabras de Özkan- de “ideas abstrusas” las calificó su secretario general, Alexander Dobrindt. "Los crucifijos se quedan en las aulas y las cruces en las montañas”, declaró Dobrindt, haciendo referencia a que muchas cimas germanas están coronadas por una cruz.

En cambio, apoyo le llega a la recién nombrada ministra de parte de la oposición. El alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, defendió la posición de Özkan ya que, según el socialdemócrata, no hace más que retomar un fallo del Tribunal Constitucional de Alemania. El sobresalto al interior de la Unión Cristianodemócrata demuestra, asegura el mandatario berlinés, que Özkan no encaja en su partido.

Libertad religiosa: discusión europea

Ocho de los 16 Estados federados alemanes prohíben por ley a sus docentes el uso del velo musulmán, crucifijos y otros símbolos que expresen convicciones religiosas. Berlín y Hesse extienden la restricción a todos los funcionarios públicos. Sin embargo, éste es un tema no concluso que reaparece periódicamente en los medios de comunicación, tanto en Alemania como en el resto de Europa.

En España, por ejemplo, el caso más reciente es el de Najwa Malha, una joven de 16 años que fue retirada de clase por ponerse el hiyab, cuyo uso prohíben las normas educativas madrileñas. Las asociaciones de musulmanes residentes en España han decidido hacer causa común contra esta reglamentación. Buscan apoyos entre otros colectivos y le oponen a la norma argumentos que se centran en la Constitución, la libertad religiosa y el derecho a la educación y a la propia imagen.

En Francia, en 2004 el Gobierno aprobó una ley que prohíbe el uso de elementos religiosos en escuelas e institutos públicos, lo que incluye el hiyab, pero también los crucifijos y otros símbolos. Actualmente, el presidente galo, Nicolás Sarkozy, trata con un proyecto de ley de limitar la burka a la esfera privada, propuesta ante la cual el Consejo de Estado francés se manifestó ya en contra.

En Bélgica, desde febrero de 2010, el Parlamento estudia la aprobación de una proposición de ley para vetar la burka y el velo islámico en todos los espacios públicos, incluida la calle. Así, las mujeres que los porten podrían afrontar desde multas de 150 euros a penas de cárcel.

¿Y la integración?

La discusión no se queda en la prensa, en la calle y en las bancadas políticas: ya tocó las puertas de los tribunales. El 30 de junio de 2010, se dará a conocer el veredicto del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la presencia de crucifijos en aulas italianas.

El tema del rol de la religión en sociedades pluralistas, cada vez más laicas, es un asunto relacionado no sólo con las creencias, sino que matiene relación directa con la integración de las culturas inmigrantes en los países europeos.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Los jóvenes apuestan por el laicismo

En un pueblo de apenas 250 habitantes, Torrellas, al noroeste de Zaragoza, cerca de la Soria de Machado…
Total
0
Share