El monasterio de la ‘moral laxa’

Se trata de uno de los centros religiosos católicos más importantes del mundo, ya que alberga una de las reliquias más importantes para el Cristianismo: fragmentos de la Vera Cruz.

A pesar de tan alta responsabilidad, la rutina en este monasterio cisterciense de Roma era de todo menos dedicada a la vida contemplativa. Según informa el diario italiano 'La Stampa' y otros medios internacionales, los monjes ofrecían conciertos en los que actuaba sor Anna Nobili, una bailarina de locales nocturnos reconvertida a monja, que realizaba danzas con una cruz. Este espectáculo fue ofrecido en 2009 al arzobispo Gianfranco Ravasi, cabeza del departamento de cultura del Vaticano.

Para su actuación, Nobili – que afirma que utiliza el baile como forma de oración – se tumba con los brazos en cruz frente al altar y agarra un crucifijo o se dobla y gira como si se tratara de las rutinas de una barra americana.

El Papa Benedicto XVI, en su política de limpiar la Iglesia, ha decidido desperdigar a los cistercienses que habitan el monasterio, después de una investigación llevada a cabo por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.

El centro estaba desde hace tiempo bajo la atenta mirada vaticana que, el año pasado, suspendió al abad Simone Fiorasco, un antiguo diseñador de moda, por la mala situación económica y espiritual de la abadía. Entre otras cosas, este religioso ayudó a abrir un hotel, la "Domus Sessoriana" con servicio de limusina 24 horas al día. El lugar, además, hospedó en 2008 a la famosa diva del pop Madonna, que aprovechó la visita para tener unos momentos de oración.

A pesar de todo, un portavoz de este hotel ha declarado que funcionan separados del monasterio y que seguirán abiertos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...