El Gobierno de Venezuela reza por Chávez

El vicepresidente de Venezuela, los ministros y la familia de Hugo Chávez inauguraron el viernes una capilla en el mismo hospital donde se encuentra ingresado con una misa por el presidente, en medio de intensos rumores sobre su delicado estado de salu

COMENTARIO: La presencia gubernamental en un acto religioso, practicamente  "oficial",  es una clara vulneración de la neutralidad que el Estado debe tener con respecto a las religiones. Si Hugo Chavez o sus familiares, amigos, seguidores,… quieren celebrar actos religiosos, son muy libres de hacerlo como personas que a nivel individual pueden tener las creencias o convicciones que estimen convenientes, pero los representantes del Estado no pueden confundir sus funciones de servicio público, universal, que incluye a creyentes o no, para asistir como tales a dicho acto. Si además se hace en una capilla dentro de un hospital público, se da un privilegio simbólico y económico a las religiones, y si esa capilla se prepara para servicio de una persona, por muy importante y querida que sea por la mayoría de los venezolanos, la confusión se hace injusta.


Familiares, ministros y seguidores de Hugo Chávez asistieron el viernes a una misa para pedir por la salud del gobernante venezolano y con la que se inauguró la capilla del Hospital Militar de Caracas, donde permanece ingresado.

El vicepresidente, Nicolás Maduro, ministros, funcionarios de Gobierno y militares participaron junto a María Gabriela, hija del jefe de Estado, en la eucaristía, que fue seguida desde el exterior por varios de los simpatizantes de Chávez que se acercaron al centro sanitario.

"Esta idea nació (…), porque mucha gente comenzó a pedir que hubiera un punto de encuentro espiritual", dijo Maduro a periodistas al término del oficio religioso, al referirse a la capilla inaugurada en el hospital.

La misa en la capilla de "La Esperanza" concluyó con una oración de un pastor evangélico, canciones y gritos de "Pa' lante comandante", "te queremos Chávez, te queremos" y "yo soy Chávez".

El sacerdote Numa Molina, párroco cercano al Gobierno y encargado de la Iglesia de San Francisco de Caracas, celebró, en un breve acto previo a la misa, la inauguración de una capilla al indicar que permitirá "poner en las manos de Dios" al presidente Chávez y a todos los enfermos que permanecen en ese hospital.

Archivos de imagen relacionados

  • Hugo Chavez 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...