El Catastro abre el cauce para que León le cobre a San Isidoro el IBI por su hospedería

La inspección rutinaria del Catastro, que marca los cambios de usos y condiciones, ha abierto la puerta para que el Ayuntamiento de León le cobre el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a la Colegiata de San Isidoro por su hospedería. No se ha hecho hasta el momento, pero la alerta del organismo estatal permite que en estos momentos se estudie girar los recibos de las anualidades 2013, 2014, 2015 y 2016. Son las cuatro facturas que cabría reclamar desde que en 2012 se modificó la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen Fiscal de las Entidades Sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo, donde se cita que la exención que ampara a las entidades sin fines lucrativos no existe en el caso de «los bienes afectos a explotaciones económicas no exentas del Impuesto sobre Sociedades».

Este es el marco en el que encuentra retratada la actividad de hotel y restaurante de San Isidoro. Abierto en 2005 como casa de espiritualidad, el negocio inserto dentro de la Real Colegiata pasó en 2010 a gestionarse como hotel con 40 estancias, que este mismo año se han ampliado a 50 para dar cobertura a la demanda generada. No ocupa sin embargo todo el complejo, que suma la basílica, el museo, el claustro, el panteón de los Reyes y la biblioteca, lo que permite que, según se cita en la ley, la afección del IBI sea tan sólo parcial y ajustada al espacio en el que se encuentra la actividad económica. Si no se hiciera la segregación de este espacio, el recibo anual ascendería a 36.810,44 euros, de acuerdo a los 4.235.954,16 euros de valoración catastral que tiene el inmueble completo.

El debate generado por el movimiento primero del Catastro se encuentra ahora «en conversaciones», como admitió ayer el abad de San Isidoro, Francisco Rodríguez, quien pidió «cautela» hasta que se resuelva si deben pagar o no y cuál es la cantidad exacta. «Estamos intentando buscar una salida para resolverlo con buena voluntad y la mejor disposición», abundó el representante del cabildo, quien insistió en que se ajustarán a lo que marque «la normativa».

Casos contrarios

El caso de San Isidoro se asemeja al de las Carbajalas, a las que el Ayuntamiento de León gira un recibo de 753,4 euros por el negocio que tienen dentro de su monasterio de la plaza del Grano, pero por contra se separa de otros bienes por los que la Iglesia obtiene un lucro en la ciudad en el modelo de explotación. Aunque pudiera parecer contradictorio, la explotación de la hospedería de manera directa por parte del cabildo isidoriano, mediante un convenio con una empresa, hace que no quepa dentro de las excepcionalidades que se han reflejado en sentencias en las que una administración municipal ha pleiteado con la Iglesia para dirimir la aplicación efectiva de la ley de entidades sin fines lucrativos, así como del Concordato con la Santa Sede firmado en el año 1979.

Sí que entran otras exenciones que han sido revisadas después de denuncias de particulares y empresarios, pero cuyos recibos del IBI no se han podido cobrar porque la relación entre la Iglesia y quien explota la actividad se encuentra dentro de un contrato de arrendamiento, como sucede con el restaurante El Patio, ubicado en la plaza de Torres de Omaña, que es propiedad del Obispado. En otros casos que han estado sobre la mesa, como la residencia Nuestra Señora de Regla, que tendría que abonar 40.630,94 euros al año, o la residencia de ancianos de las Hermanitas de la Caridad, situada en La Chantría, cuyo recibo ascendería a 105.872,53 euros, sus respectivos gestores han acreditado cumplir con las condiciones fijadas por la ley estatal para no tener que pagar el impuesto municipal.

Exenciones de 1,4 millones

Si se asienta el recibo por la explotación de la hospedería, sería el segundo que el consistorio de la capital leonesa le girase a San Isidoro. A nombre del cabildo isidoriano ya figura una factura de 862,76 euros por un suelo urbanizable que tiene dentro de un sector por urbanizar en el entorno de Armunia. La cuenta se anota dentro de los 31.356 euros que paga en total la Iglesia Católica por el impuesto en la capital leonesa, donde la suma total ascendería a 364.940 euros si se cogiera el conjunto de las 117 viviendas y locales, de los que apenas se cobran una treintena, y 12 parcelas de suelo, de las que sólo una de San Isidoro y otra de los Agustinos genera IBI.

La Iglesia cuenta en el municipio con bienes que suman 171 millones de euros de valoración catastral en 251 propiedades, que acarrearían un pago de 1,4 millones. No son las únicas exenciones. En total son 4,7 millones, sumadas todas las organizaciones, administraciones y entidades.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...