Cuando ser ateo mata

En 55 países ofender los sentimientos religiosos se considera un delito y 39 de ellos prevén encarcelamiento.

Parece que no es suficiente vivir en la posmodernidad para profesar la libertad de culto. Así lo ha revelado el último informe ‘Libertad de Pensamiento’, elaborado por la Unión Internacional Humanista y Ética (IHEU, en inglés).

El castigo no es tema exclusivo de la Edad Media

En 13 países, ser ateo puede conducir a la pena de muerte: Afganistán, Catar, Arabia Saudita, Sudán, Irán, Malasia, las Maldivas, Nigeria, Pakistán, Mauritania, Somalia, Emiratos Árabes Unidos y Yemen.

El informe de la IHEU refleja el nivel de discriminación y persecución de los no creyentes por todo el mundo. Según datos, para el año 2015, ciudadanos de 19 países son castigados por apostasía (renuncia a las creencias religiosas), mientras que en 13 de ellos los ateos corren riesgo de morir.

También, muchos países poseen leyes sobre la blasfemia que impiden criticar la religión, las figuras religiosas e instituciones. En 55 países ofender los sentimientos religiosos se considera un delito y 39 de ellos prevén encarcelamiento.

Entre las leyes que afectan a quienes no son religiosos se encuentran la prohibición deocupar cargos públicos y la obligación de identificar su religión mediante un documento de identidad nacional o un pasaporte (identificarse como ateo o no creyente está prohibido).

Dos ideas suelen alimentar la intolerancia y la falta de respeto en materia de religión.La primera, que nuestra religión es la única verdadera y las demás son falsas o tienen fallos morales. Mucho más peligrosa es la segunda: que el Estado y los ciudadanos particulares deberían obligar a la gente a abrazar la forma correcta de abordar la religión.

Por su parte, Arabia Saudí es criticado por una nueva ley de equiparar el «ateísmo» con el «terrorismo». El primer artículo de la nueva normativa terroristas del reino prohibido: «Llamada al pensamiento ateo en cualquier forma, o ponga en duda los fundamentos de la religión islámica».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...