Consagrada la primera mujer obispo de la Iglesia de Inglaterra

Libby Lane está casada con el capellán del aeropuerto de Manchester y tiene dos hijos. En la catedral de York se escuchó a varios feligreses decir «No, no está en la Biblia». «Espero que sirva para que las niñas se den cuenta de que tienen capacidades» , dijo

Elizabeth Jane Holden Lane, de 48 años, ha pasado hoy a la historia como la primera mujer consagrada como obispo de la Iglesia de Inglaterra en cinco siglos. «Libby» Lane, como popularmente la conocen, entró por la puerta grande la historia durante una pomposa ceremonia en la catedral gótica de York.

Sus superiores jerárquicos, incluido el arzobispo de Canterbury Justin Welby, posaron las manos sobre la cabeza de la recién nombrada obispa ante al presencia de más de 2.000 asistentes en la nave central del emblemático templo.

Lane asintió en voz alta en la ceremonia, cuando le preguntaron si aceptaba las responsabilidades de su nuevo cargo de obispo de Stockton (un puesto menor, a la sombra del actual obispo de Chester). En la iglesia se escuchó simultáneamente el eco de varios feligreses anglicanos, que se desmarcaron con un «No, no está en la Biblia».

Consciente de las resistencias a las que se enfrentó su nombramiento, con una amplísima sonrisa de reconciliación, Libby Lane expresó su confianza en la consagración de la primera mujer obispo «sirva que las niñas levanten la mirada y se den cuenta de que tienen capacidades y un potencial».

La primera obispo de la Iglesia de Inglaterra está casada con el capellán del aeropuerto de Manchester y es madre de dos hijos. Le gusta el fútbol, es hincha del Manchester United y en su tiempo libre toca el saxofón. Pertenece a la primera generación de mujeres que fueron ordenadas sacerdote hace dos décadas y espera estar pronto rodeada en la curia de otras mujeres obispos.

Antes de su consagración, la Iglesia Anglicana (con más de 80 millones de fieles en todo el mundo) contaba ya con obispas en Estados Unidos, Australia, Canadá, Suazilandia e incluso Gales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...