Castellón: Retirarán la ayuda a Lledó «si el obispado no deja de ser homófobo»

Veronica Ruiz portavos ayuntamiento Castellon 2017

Con independencia de las opinones del obispo, que un ayuntamiento subvencione una cofradía y unas fiestas religiosas es totalmente contrario a la aconfesionalidad que debe regir cualquier administración pública que trate de respetar la libertad de conciencia de la ciudadanía y ser neutral ante cualquier opción o creencia particular.


La portavoz del equipo de gobierno, Verònica Ruiz, anunció ayer tras la junta de gobierno que «el Ayuntamiento retirará la ayuda municipal de 4.000 euros a la Cofradía de Lledó si el obispado no rectifica y deja de excluir a una persona por su tendencia sexual». «El Ayuntamiento no puede consentir la intolerancia y la discordia en una actividad que subvenciona. Si el obispado no deja de ser homófobo y continúa atentando contra los derechos humanos, no podremos subvencionar a la cofradía de Lledó, donde nos consta que la mayoría de sus miembros no comparten la decisión». Una decisión que ha sido actualidad esta semana, después de que el pasado domingo, el día grande de la Lledonera, trascendiera que el obispado había vetado al castellonense Javier Gimeno en la junta directiva de la Cofradía de Lledó «por estar casado con un homosexual», según fuentes del mismo obispado y de la cofradía.

«El derecho canónico no puede estar por encima de los derechos humanos. Eso es intolerable». «No podemos consentir la homofobia y necesitamos una respuesta firme por parte del obispado». Por ahora, están pendientes de una reunión solicitada directamente por la alcaldesa, Amparo Marco, al obispo, Casimiro López Llorente, tras el plenet de Lledó donde el edil Enric Porcar ya abogó en público por no discriminar a nadie por su orientación sexual.

Si finalmente retiran la ayuda, según Ruiz, se buscarían fórmulas para que fuera el Ayuntamiento el que organizara las fiestas patronales de Lledó.


«Si el obispo no rectifica no habrá ayudas para la Cofradía de Lledó»

Levante

El gobierno municipal de Castelló ha lanzado un ultimátum al obispado de Segorbe Castelló: o rectifica y deja de discriminar a las personas por su condición sexual en la Real Cofradía de Lledó o este ayuntamiento le retirará las subvenciones». Lo advirtió ayer la portavoz del ejecutivo local, Verònica Ruiz, tras la habitual reunión de los concejales del gobierno que integran PSPV y Compromís, postura que se suma a la de Castelló en Moviment, que ya había anunciado una propuesta para debatirla a corto plazo destinada a eliminar toda ayuda a esta entidad religiosa.

Todo parte, como ha venido publicando este diario desde el pasado lunes, del veto que el obispado a puesto a Javier Gimeno, barrero durante 12 años de la citada cofradía, para poder entrar en la junta directiva de la entidad. Su ‘pecado’, ser gay y estar casado con un hombre. Esta decisión ha generado una gran polémica en la ciudad, con críticas de todos los partidos del consistorio e incluso desde la propia Real Cofradía de Lledó, desde donde algunos miembros -pocos- han anunciado que se dan de baja.

 Verònica Ruiz señaló ayer que «el ayuntamiento nunca consentirá actitudes intolerantes por parte de asociaciones que realicen actividades que son subvencionadas por el consistorio». En el caso concreto de la cofradía estamos hablando de ayudas aportadas desde el área de fiestas que alcanzan los 4.000 euros anuales. En este sentido, Ruiz se mostró contundente: «Retiraremos las subvenciones públicas si el obispado no rectifica porque el dinero público no puede ir a colectivos con comportamientos homófobos».

Desde la diócesis apenas sí han dado explicaciones, dejando que sea el presidente de la cofradía, Ferran Barberà, el que justifique este veto a Javier Gimeno por su «matrimonio irregular». La alcaldesa, Amparo Marco, ya trasladó hace unos días su petición al obispo, Casimiro López, para mantener una reunión y tratar diversos temas vinculados a la Iglesia, entre ellos el de esta polémica.

Verònica Ruiz aseveró que la postura del gobierno municipal ha sido siempre la misma desde que se conocieron los hechos, «pues el propio concejal de Ermitas, Enric Porcar, ya lo dijo en el pregonet», con un discurso ante el propio obispo en el que exigía que no se discriminase a nadie por su condición sexual.

La portavoz municipal apuntó que «estamos seguros de que la decisión que tomó el obispado sobre Javier Gimeno no es el sentimiento de la mayoría de la cofradía». Con ello, insistió en que «el derecho canónico nunca puede estar por encima de los derechos humanos». Aclaró que el ayuntamiento no entra en valorar los estatutos de esta entidad en cuestión, «pero lo que está claro es que no podemos dar subvenciones a quien discrimina por su condición sexual». Además, desvinculó esta más que probable retirada de ayudas a la Cofradía de Lledó de otras colaboraciones con la iglesia e insistió en que, aunque se eliminen las subvenciones, el programa de las fiestas de Lledó lo asumiría el consistorio.

«Gente con doble vida»

Javier Gimeno, marido del conocido diseñador Higinio Mateu, es una persona muy vinculada a las fiestas y tradiciones de la capital de la Plana y ha dejado patente en más de una ocasión su devoción por la Lledonera. Presidente de la gaiata 17 ‘Tir de Colom’, Gimeno declaró al hacerse público su veto que le rechazaron «porque estoy casado y soy una persona conocida», apuntando que en la Cofradía de Lledó «hay personas con doble vida, pero no pasa nada porque lo llevan en secreto». Pese a todo, destaca las «numerosas muestra de apoyo recibidas por los castellonenses» y ya ha anunciado que remitirá una carta al Papa Francisco para hacerle conocedor de la actuación del obispo de Segorbe-Castelló.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...