Camas (Sevilla): Debate ¿Tenemos un Ayuntamiento laico?

A raiz de la publicación de Camas Digital de la información sobre los actos de la Hermandad Sacramental con motivo de la coronazación de la Virgen de los Dolores y que se celebró dicha presentación en el Salón de Actos del Ayuntamiento, se ha suscitado un interesante debate sobre laicismo en las instituciones públicas.

Este debate empieza con una opinión de Juan Miguel Batalloso Navas, colaborador de este medio y a la vez experto en temas educactivos en el cual le hace merecedor a nivel mundial en este tema, dando conferencias en todo el mundo en la materia y la posterior respuesta que el Alcalde de Camas  publicaba en su muro y el de Camas Digital en facebook, a raiz de estas declaraciones.-

Juan Miguel Batalloso Navas.-

Soy de la opinión que la asociación, el maridaje o la interdependencia entre las instituciones religiosas y/o pararreligiosas y las instituciones públicas, no sólo contribuye a aumentar la teocratización de lo público, sino que obstaculiza o en su defecto difumina el carácter laico y aconfesional de nuestro Estado.

¿Por qué tiene el Ayuntamiento que solemnizar y amparar este tipo de celebraciones? Y que conste que todo lo que sea para el bien de Camas, bienvenido sea, pero diferenciando entre el Ayuntamiento y su Alcalde, que nos representa a todos (creyentes de todas las religiones y no creyentes), mientras que las autoridades eclesiásticas y sus asociaciones de culto católico, solamente representan a sus afiliados o feligreses.

Estamos en el siglo XXI y ya va siendo hora de cambiar hacia modelos democráticos y actitudes de representación pública más laicos, menos clericalizados, más valientes ante el aconfesional de nuestro Estado, menos teocráticos y menos nacionalicatólicos.

Y algo más, la “Pasión por Camas” no es patrimonio de nadie en particular y mucho menos de ninguna institución o asociación se llame como se llame. El caso curioso, es que privadamente todos dicen ser laicos y cuando llega la hora y la oportunidad de mostrarlo públicamente hacen lo contrario por miedo, temor, rutina, comodidad o por el riesgo de perder adhesiones políticas.

En fin bienvenidas sean esas actividades si con ellas se incrementa la convivencia, la solidaridad, la cultura y la democracia, pero cada cosa en su sitio porque los símbolos y las liturgias son muy importantes para visualizar los cambios sociales.

Opinión. ¿TENEMOS UN AYUNTAMIENTO LAICO?
El inalienable derecho de todo ciudadano, asociación o institución religiosa, cultural o política a expresar, manifestar, anunciar o proclamar públicamente sus creencias y actividades debe ser necesariamente compatible y respetuoso con el deber de todas las instituciones del Estado y los Ayuntamientos son Estado, de respetar escrupulosamente el principio de neutralidad y aconfesionalidad reconocido en nuestra Constitución (Art. 9, 10 y 16).

En consecuencia, la utilización directa o indirecta, abierta o encubierta de los edificios, instalaciones y servicios públicos para anunciar o manifestar adhesiones o creencias que son particulares o grupales por muy mayoritarias que éstas puedan ser, es sencillamente contrario a los valores que impregnan y fundamentan nuestra Constitución.

Pero además dicha utilización, por muy popular o aceptada socialmente que sea, está en contra también de los valores de laicismo, neutralidad y aconfesionalidad religiosa que dice defender el partido que hoy gobierna Camas.

De esto se deriva que el bonito y esplendoroso cartel que actualmente cuelga en la fachada del Ayuntamiento está completamente fuera de lugar y no cumple el exigido deber de neutralidad y aconfesionalidad por ello estoy en mi derecho ciudadano de reclamar que se coloque en otro sitio por pura coherencia con los valores que fundan nuestro ordenamiento constitucional. Y esta opinión no es exclusivamente personal sino que se funda también en una visión cristiana y democrática tal y como expresa el siguiente artículo en relación a la necesidad de reformar en profundidad las relaciones entre Iglesia y Estado.


Rafael A. Recio Férnandez.-

Un Ayuntamiento Laicista, no laico

A raíz de la opinión vertida por Juan Miguel Batalloso, vecino de Camas, persona a la cual estimo y aprecio, gran pensador y antiguo concejal del PCE en nuestra ciudad, quiero contestar en cuanto a sus apreciaciones sobre la perdida de garantías de desarrollar la libertad de conciencia desde la administración local.   El Ayuntamiento de Camas, he de reconocerte Juan Miguel, que al menos mientras ostente la responsabilidad de alcalde, no asumirá un concepto laico. Si garantizará su carácter laicista. Entiendo que Juan Miguel utilice un término distinto al que yo utilizo. Nací en 1975, por tanto no he conocido el nacionalcatolicismo, y en ese hecho puede estar la diferencia.

El mal uso de los términos puede llevarnos a distorsionar la realidad. De tal forma el laicismo hemos de identificarlo con un anticlericalismo moderado que como objetivo último pretende la secularización del Estado. El laicismo no llega a condenar la existencia de los valores religiosos como si lo hace el anticlericalismo radical ateo.

Por tanto el laicismo se desarrolla entre la indiferencia y la hostilidad hacia la religión, mientras que la laicidad persigue el mutuo respeto entre Iglesia y Estado, manteniendo la autonomía de las partes. Los laicistas, entre los que me incluyo, consideramos que nuestra postura garantiza la libertad de conciencia, sin imponer normas o valores molares particulares de ninguna religión o irreligión.

A partir de esta diferenciación, me sorprende sobremanera, la tremenda preocupación de Juan Miguel en cuanto a su manifestación  ¿Qué hace el Ayuntamiento por crear espacios públicos plurales que no estén patrimonializados por ningún grupo o creencia particular?  Mi respuesta es la siguiente: “favorecer su desarrollo”. Bien sabe Juan Miguel que esto es así.

De tal forma todos los que siguen este medio han podido comprobar como en espacios públicos se vienen desarrollando charlas, coloquios, jornadas, organizados por distintos colectivos, sin poner ninguna traba al libre pensamiento. Pero es que resulta que uno de los grupos que más frecuenta y dispone del uso de lo público para poder desarrollar la libertad de conciencia es FOCODE, Foro de Comunicación y Debate. O la Asociación Memoria, Libertad y Cultura Democrática.

Pero igualmente se otorga la libertad de uso a cualquier colectivo, desde la Asociación en Defensa del Sahara, a la Iglesia Evangélica, pasando por el 15M.   Por tanto, el hecho de que por parte del Ayuntamiento se atienda a las demandas de entidades como una Hermandad, no creo que suponga una tendencia del ayuntamiento a no garantizar las libertades democráticas.   Además, los valores de convivencia esenciales para vivir en democracia, han de ser los del respeto y la solidaridad. ¿Sabes Juan Miguel, si el proyecto de la Hermandad de los Dolores en cuanto a la coronación de la Virgen atiende a estos parámetros?. Si tan sólo pretendiera el ornato, tramoya y teatralidad, personalmente y públicamente, no hubiera acompañado con mi presencia el acto del pasado viernes en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Por tanto pensemos más que en sotanas negras, chilabas, o la sangha monástica del budismo, en ciudadanos/as, vecinos/as, que desde la libertad de su fe, su creencia o su credo, aportan los valores del respeto y la solidaridad, ambos esenciales para vivir en comunidad.

Por cierto, en unos días se retirará la lona que anuncia la coronación de la Virgen de lo Dolores y se colgará una bandera para conmemorar el día del Orgullo Gay…ello se debe a la Laicidad del Ayuntamiento de Camas.


Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...