Autoridades en Villafranca del Penedés asisten al final del Ramadán aceptando la segregación de las musulmanas

Venimos denunciando la presencia de autoridades en actos religiosos, da igual que sean misas y procesiones católicas o celebraciones musulmanas o de cualquier religión. Pero si además asumen la discriminación y una de las autoridades es la concejala de Igualdad (PSC) parece algo increíble. A veces da la sensación de que se acepta un doble rasero en los derechos cuando de musulmanes se trata, quizá por no ser tachados de islamófobos. Así que en este caso, doble rechazo.

Es la hora del Iftar (romper el ayuno para los musulmanes) en cualquier mezquita. Un grupo de mujeres vestidas de negro y sentadas  en un rincón del templo. Situadas a unos 20 metros de una mesa donde se sientan los hombres de la mezquita y sus atuendos blancos. Esta imagen no está tomada en Kandahar, ni tampoco en una mezquita radical en los barrios de Raqaa, donde la mujer solo sirve para parir y servir a su amo (esposo). Sino que los hechos ocurrieron en la nueva mezquita de Vilafranca del Penedès, en Catalunya. Este fue un acto presidido por personas influyentes en la Generalitat  de Catalunya y la mismísima Presidenta del Consejo Municipal de Solidaridad y Cooperación y el Consejo Municipal para la Igualdad.

El pasado martes 20 de junio la Asociación Islámica Al Fath de Vilafranca organizó un Iftar. El acto ha contado también con la presencia del Cónsul de Marruecos, Fares Yassir, y el Director General de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell y Montse Arroyo, Miembro de la Asociación del Observatorio de las Mujeres en los Medios de Comunicación. Además de Presidenta del Consejo Municipal de Solidaridad y Cooperación y el Consejo Municipal para la Igualdad. El evento ha indignado a las mujeres de la ciudad, entre ellas a Zana Bentaj, que publicó en su perfil «eso es una vergüenza».

Otra activista, en declaraciones a este medio, explicó su rechazo total al evento y denunció la humillación a las mujeres: «me sorprende la participación de la Regidora de Igualdad en este acto en que se humilla a las mujeres». En las imágenes del acto, al que Infotalqual ha tenido acceso, se ve al Director General de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell y  a Montse Arroyo, La Concejala Socialista, compartiendo risas y comida con los hombres de la mezquita mientras detrás de ellos se ve a un grupo de mujeres arrinconadas.

I.M, un activista en Catalunya que prefiere mantenerse en anonimato, explica que » los 20 metros separan la intolerancia de la convivencia, separan el estado de derechos del interés, la dignidad de la humillación, acto que refleja la hipocresía política vestida de sus mejores galas y representada con sus más falsos demócratas, es una pena». A eso el PSC de Vilafranca, partido de la Regidora, no se ha dado cuenta y valoró en redes sociales el acto como algo positivo. Pero claro, sin la imagen de las mujeres.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...