Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Vivir en la(s) nube(s)

El mismo día que nos llegaban del norte las reflexiones sobre el futuro, los curastres y obispones del sur nos ofrecían la última ocurrencia por boca del presidente de la Conferencia Episcopal Española, el inefable Rouco Varela, uno de los poc

D e siempre se había tenido por «estar en las nubes» al despistado o al ajeno a la realidad. Ya no. Ahora «estar en la nube» es estar a la última. Son cosas del ritmo trepidante del desarrollo tecnológico. Los creadores de tan algodonoso concepto han bautizado como «la nube» a ese nuevo espacio de internet en el que se almacenan nuestros correos, fotografías, vídeos…

Cloud computing llaman a esa noción de servicios en red. Como consecuencia de ello, los equipos domésticos -esos ordenadores portátiles que aporreamos en nuestros hogares o las recién estrenadas tabletas- han comenzado a prescindir, incluso, de las unidades de DVD y de memoria en disco duro. En adelante será suficiente un aparato ligero y una buena conexión a internet para disponer de todos nuestros almacenajes y servicios. Y para que otros hagan negocio con nuestras necesidades y debilidades.

De estas y muchas cosas más han hablado en el e-G8 Forum de París los líderes mundiales de internet. Allá estaban las figuras más emblemáticas, innovadoras y también más controvertidas de un gremio que despunta como motor de economías. Están tan crecidos que hasta el auténtico G8 -el de los amos del mundo-, que se reúne unos kilómetros más allá, les ha pedido las conclusiones. Eso es vivir en la nube. Sin embargo, mientras nace un mundo no acaba de morir otro. El mismo día que nos llegaban del norte las reflexiones sobre el futuro, los curastres y obispones del sur nos ofrecían la última ocurrencia por boca del presidente de la Conferencia Episcopal Española, el inefable Rouco Varela, uno de los pocos abonados con cobertura directa para hablar con Dios. Al hilo de la indignación de los acampados del Movimiento 15-M, que reclaman democracia real y alternativas frente a un sistema que genera paro, miseria y desesperación, el cardenal advertía que «los problemas de los jóvenes nada tienen que ver con la política, tienen que ver con su alma». Y proponía soluciones: «No hay cosa más económica que rezar». Eso, así en el cielo como en la tierra, es vivir en las nubes.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Bienvenida seas, eutanasia

Durante largo tiempo, la vida perteneció a un monstruo caprichoso, temperamental, ególatra hasta la ridiculez (nuestro primer deber moral…
Total
0
Share