Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

¡Vieeene el santeeero! II ¿Cuál es el tejido productivo de ese país que se llama Vaticano?

La organización social se crea a partir de la forma de apropiación de la riqueza, y el lugar ocupado por cualquiera en esa organización social le establece una relación de clase con quien se hace dueño de la riqueza. Esa forma de vinculación es la determinante para ver el mundo e interpretarlo.

El Estado católico absoluto, cumpliendo con su ideario, no produce nada, y se sostiene, su casta vive, de lo que saca a las gentes que confían su vida al miedo, a la superstición que denominan “fe”, que les causan los jefes católicos, miedo que programan desde siglos atrás. Pero también en el tiempo en que las ciencias industriosas organizan a la clase trabajadora para producir plusvalía los brujos están clavados en el Estado español mordiendo sus arterias, y de ellas nos sacan, por esas mordidas, más de 10.000.000.000 millones de euros (más de diez mil millones de euros) al año.

Las tuberías de las que los pobres se llevan unos pocos litros de gasolina en países de África, acaban estallando y causan la muerte de quienes se han querido procurar algún bien con el que paliar su calamidad.

El caso católico no es el de las pobres gentes a las que el capitalismo y el imperialismo destruye su existencia, el caso católico es el de la alianza de los brujos, los anticientíficos medievales, los de la programación de la sumisión y la ignorancia negadora del conocimiento, con la gran burguesía, que hace mucho dejó de aspirar a los cambios sociales, para tratar de frenar por todos los medios que las contradicciones del sistema compartido lo hagan explotar y la explosión social se los lleve por delante. La dirigencia católica no abre heridas en las arterias, sino que se incrusta en ellas en la cabeza misma del Estado, allí donde la arteria lleva más riego. En su alianza con el aparato del Estado, antes fascista y ahora con otra apariencia y en continuidad, y previsto está que sea por selección de espermatozoide, obtiene más dinero y medios que en aquellos otros tiempos. Un Estado parásito dentro del Estado español.

Decía al comienzo que la organización social se crea a partir de la forma de apropiación de la riqueza, y el lugar ocupado en esa organización establece una relación de clase con quien se hace dueño de la riqueza obtenida. Esa forma de vinculación es la determinante para ver el mundo e interpretarlo. En el caso del país Vaticano, creado en un acuerdo del Papa con Mussolini por su prestación de cobertura, no hay tejido productivo, hasta la elaboración de las ostias sagradas la han deslocalizado, en cada sitio donde están hacen las suyas, aun siendo o pareciendo tan importante un objeto simbólico como la ostia sagrada.

Como su forma de apropiación de la riqueza es a partir de otros, (los gobernantes del Estado español), su visión del mundo corresponde a esa relación económica en la que fuera del núcleo solo deber haber súbditos, a cambio los jefes de la secta prometen, como tantas sectas, a los miembros de todas sus escalas un porvenir afortunado. Mientras, callan la denuncia de su Estado parásito Paraíso Fiscal, puerto seguro para las mafias del tráfico de armas, del tráfico de drogas, de todos los tráficos que como lepra atacan y atacan a los trabajadores del mundo, por ejemplo , no pagan impuestos. El Paraíso Fiscal Vaticano, con su Banco Central que se denomina Instituto para la Obra de la Religión, está en la lista de paraísos fiscales con las Islas Jersey, y, de Man, Gibraltar, Mónaco, Luxemburgo, Suiza, Liechtenstein, Malta, Chipre, Andorra, Guenesey, Sark, y, Aldemey. La mitad del comercio mundial pasa por los paraísos fiscales, entre ellos el del Vaticano, y, con solo el 0,5% de incremento anual de los ingresos de los activos depositados en los paraísos fiscales podrían financiarse los objetivos de desarrollo del Milenio de la ONU para 2015.

Ahora viene el jefe de Estado de ese Paraíso Fiscal a pasearse por las calles de Madrid y a reunirse con quienes le entregan el dinero, lo demás es parafernalia. El gobierno PaPaPsoe del Ayuntamiento de Madrid, como requiere el Paraíso Fiscal Vaticano, coloca 200 confesionarios en el centro de Madrid y suspende los transportes sociales. La idea de ciudad con mando medieval, por encima de la idea de ciudad moderna que comparte medios. La casta privilegiada por la superstición se impone a los derechos ciudadanos. Esa es su visión del mundo, visión obtenida de su forma de obtener el dinero para su subsistencia como Estado improductivo y parásito, brujería por encima de razón. Los ciudadanos de hoy tenemos opinión formada.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

La calle del señor cura

La calle Nicanor López Brugos Para un ateo irreductible como yo, aquellas personas creyentes que muestran una completa…
Total
0
Share