Unidos para defender el patrimonio común. Estella se une a la Plataforma contra las inmatriculaciones de la Iglesia

El Pleno del Ayuntamiento de Estella-Lizarra, con el apoyo de todos los grupos y la excepción de UPN, ha aprobado en su última sesión la adhesión del Consistorio estellés a la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro. El objetivo, favorecer la defensa del patrimonio local en torno a las inmatriculaciones que realiza la Iglesia Católica.

La moción fue apoyada por los grupos municipales de Ahora-Orain Estella-Lizarra, EH Bildu, Geroa Bai, y PSN-PSOE, mientras que UPN votó en contra. Desde la formación regionalista, la concejala Begoña Ganuza recordó que “los ayuntamientos no tenemos competencia en este asunto, es del Estado. Esto habría que defenderlo en los tribunales”. Frente a esto, el alcalde, Koldo Leoz (EH Bildu), recordó que “la Plataforma precisamente de lo que trata es de facilitar que las entidades locales puedan llegar a estas instancias, porque de otra manera los ayuntamientos pequeños no se podrían defender ni ir a los tribunales”.

El texto de adhesión aprobado supone que el Consistorio estellés “se compromete a colaborar con la plataforma y a participar en cuantas iniciativas se impulsen en pro de la recuperación del patrimonio común inmatriculado por la Iglesia católica”. El acuerdo supone la asignación de 500 euros anuales con destino a la plataforma.

En virtud del acuerdo, se solicitará al Gobierno de Navarra “que ofrezca a los pueblos navarros información jurídica e histórica sobre el origen y los derechos de su patrimonio público y que apoye a los ayuntamientos y concejos que intenten recuperar los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica”.

INICIATIVA POPULAR La moción recuerda que la plataforma surgió en 2007 por iniciativa popular “al descubrirse la inscripción en el Registro de la Propiedad por parte del Arzobispado de Pamplona de al menos 1.087 bienes de los pueblos navarros”. A este respecto, el texto señala que “son evidentes las dificultades legales y económicas de cada pueblo para pleitear en solitario por la recuperación de los bienes que considera del pueblo”.

En este sentido, se relata que “el artículo 206 de la Ley Hipotecaria de 1946 concedía a la Iglesia el privilegio de inscribir bienes directamente en el Registro de la Propiedad mediante la propia certificación del Diocesano. Tan evidente era esa anormalidad y las protestas se iban haciendo tan continuas que el pasado año el Gobierno de Rajoy modificó la ley. En lo sucesivo, los obispos ya no podrán inmatricular más que por las vías del resto de la ciudadanía. Fue sin duda el fruto de siete años de denuncias de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, a la que se han ido sumando otras nuevas entidades”.

Pese a ello, la moción destaca que “por increíble que parezca, la anulación del artículo de la ley no ha supuesto la anulación de todo lo inmatriculado. Frente a esa amnistía registral que pretende el Gobierno central tenemos que seguir exigiendo la vuelta a su estado anterior de todo lo inmatriculado”.

EL CASO DE ESTELLA El acuerdo aprobado en el Pleno por Ahora-Orain, EH Bildu, Geroa Bai y PSN-PSOE hace referencia al caso concreto de Estella-Lizarra. “Los historiadores coinciden en ver a los reyes como los primeros promotores económicos de las obras y a los parroquianos y parroquianas de las distintas épocas como los encargados de su mantenimiento. Esto puede verse en Estella-Lizarra”, se señala en la moción.

Así, se citó por ejemplo el caso de la iglesia de San Juan. “La torre campanario se hundió el día de Navidad de 1846. Se recurrió a solicitar el dinero necesario a todos los vecinos del barrio de San Juan, que fueron haciendo donativos con los que poder reedificar la nueva fachada y la nave principal”, explica la moción.

Asimismo, se recordó que “esta financiación pública no es cosa del pasado. Hoy en día es el Gobierno de Navarra quien destaca por financiar la restauración de las iglesias”. En este sentido, se citaron las obras en la iglesia de San Miguel “en las que el conjunto de los navarros y las navarras, a través de la Institución Príncipe de Viana invirtieron más de 270 millones de las antiguas pesetas”. A ello se añade la más reciente restauración de San Pedro de la Rúa. “El coste de la obra, financiada por el Gobierno de Navarra, es decir, por todas y todos nosotros, fue de casi 5 millones de euros”, señala la moción.

DETALLES

Inmuebles. Según la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro, la Iglesia Católica ha inmatriculado diversos bienes en Estella-Lizarra. Se trata de las iglesias parroquiales de San Pedro de la Rúa, San Miguel y San Juan, de la iglesia de San Pedro de Lizarra, de la casa parroquial de San Juan Bautista y de una vivienda en la plaza de Los Fueros.

Obras. Los vecinos costearon la nueva fachada de San Juan y el Gobierno foral sufragó la restauración de San Miguel y San Pedro.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...