Una ciencia y una educación moral para el siglo XXI

Escrito elaborado por un colectivo de profesores/as de Biología y Geología demandando un trato más favorable para esta asignatura en la ESO y en el Bachillerato, en donde tangencialmente se aborda la nueva asignatura Sociedad, Cultura y Religión. La campaña ha sido avalada por 60 centros de Córdoba

                    EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1. UNA CIENCIA Y UNA EDUCACIÓN PARA EL SIGLO XXI.

Vivimos en una sociedad en la que los grandes avances científicos han propiciado el conocimiento, todavía parcial,  acerca del funcionamiento de nuestro cuerpo y  de nuestro planeta, así como el descubrimiento del origen y evolución del Universo y de los seres vivos. Gracias a la Ciencia sabemos cuáles son las consecuencias de nuestras acciones sobre los ecosistemas y asumimos la responsabilidad que se deriva de este conocimiento. Fruto de estos avances  hemos conseguido la mejora de las condiciones de vida de gran parte de la población, la curación de graves enfermedades y la explotación de los recursos naturales para satisfacer las demandas de una humanidad en expansión.

Pero estos logros no han llegado a todos los rincones de nuestro planeta y, la desigual distribución de los recursos naturales y de la riqueza que generan ha sido, y está siendo, fuente de conflictos permanentes entre los diversos Estados que constituyen “La Aldea Global” e incluso, en el interior de los mismos, donde  existen importantes bolsas de marginación y de pobreza. Además, el uso irresponsable de la tecnología y las complejas interacciones del ser humano con la naturaleza han provocado y están provocando un gran número de problemas medio-ambientales, entre los que cabe destacar: la contaminación del aire y de las aguas, la desertización y deforestación, la sobreexplotación de los recursos (hídricos, energéticos, etc.), la  pérdida de hábitas y de biodiversidad,  la proliferación de arsenales químicos, biológicos y nucleares,  la destrucción de la capa de ozono, etc.

Por otra parte, la Humanidad sigue sufriendo las consecuencias de las catástrofes naturales (inundaciones, terremotos, volcanes, etc.), cebándose en los países en vías de desarrollo; pero comienza a enfrentarse a ellas con nuevas herramientas surgidas del campo de las Ciencias Geológicas, que están permitiendo paliar sus efectos y, en el futuro,  predecirlas y evitar la pérdida de miles de vidas humanas cada año.

Este crecimiento exponencial del  conocimiento científico nos está planteando dilemas éticos que no podíamos ni imaginar hace tiempo: clonación humana, selección sexual, uso de embriones humanos con fines terapéuticos,  xenotrasplantes, organismos modificados genéticamente,  órganos artificiales, etc.

Mientras tratamos de encontrar respuestas a estos nuevos retos, asistimos al resurgimiento de sanadores, astrólogos, echadores de cartas, y demás prácticas absolutamente irracionales y fraudulentas, en las que  una gran parte de la población deposita la esperanza ( e importantes sumas  de dinero) con el fin de alcanzar una mayor  felicidad.

Pero aún más próximos a la realidad de nuestras aulas son los numerosos problemas a los que se enfrentan los jóvenes cada día. Problemas de difícil solución y que pueden poner en peligro su salud, su estabilidad emocional y su desarrollo integral como personas y ciudadanos: drogadicción, embarazos en adolescentes, enfermedades de transmisión sexual, trastornos de la alimentación, publicidad engañosa, informaciones sin fundamento científico que se extienden por la “red” sin control alguno, manipulación por parte de los medios de comunicación, etc.

La EDUCACIÓN es la principal herramienta que tienen las sociedades para afrontar con éxito las soluciones a los problemas y a los retos que el ser humano tiene planteados, y por ello,  ha de primar, entre  sus fines,  la formación de ciudadanos críticos y responsables, con unos conocimientos científicos básicos y unos valores éticos medio-ambientales que les permitan tener opiniones fundadas, tomar las decisiones más adecuadas y actuar de forma libre y participativa en un mundo complejo y cambiante.

2. EL INFORME PISA.

El informe  PISA de la OCDE, que sirvió para justificar la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (en adelante, LOCE),  recoge los resultados de la evaluación de estudiantes de 15 años en diversas materias. El mismo informe sitúa a  España entre los países  con una peor puntuación en el campo de las Ciencias, lo mismo que en Matemáticas y en habilidad lectora. En las pruebas de Ciencias, los estudiantes españoles obtuvieron 491 puntos, en una escala que va desde Corea, con 552 puntos, a Brasil, con 337, ocupando un puesto comprendido entre el número 16 y el 22, de 32 Estados participantes.

3. LOS OBJETIVOS DE LA ESO EN LA LOCE  Y EL ÁREA DE BIOLOGÍA Y GEOLOGÍA.

La LOCE establece, en su artículo 22.2, que la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) contribuirá a desarrollar en los alumnos tres capacidades estrechamente relacionadas con las Ciencias Naturales. Son las siguientes:

f) Concebir el conocimiento científico como un saber integrado, que se estructura en distintas disciplinas, matemáticas y científicas, y conocer y aplicar los métodos para identificar los problemas en los diversos campos del conocimiento y de la experiencia, para su resolución y para la toma de decisiones.

l) Conocer el funcionamiento del propio cuerpo, para afianzar los hábitos de cuidado y salud corporales (…).

m) Conocer el entorno social y cultural, desde una perspectiva amplia; valorar y disfrutar del medio natural, contribuyendo a su conservación y mejora.

   Es razonable pensar que, con el horario previsto para el área de Biología y Geología,  gran parte del alumnado no pueda alcanzar estos objetivos.

Además, el desarrollo de la LOCE no va a corregir las deficiencias que se detectaron en el informe PISA,  ya que los decretos previstos por el MEC no aumentan el número de horas dedicadas a las Ciencias Naturales. Estos decretos  de mínimos proponen para 1º y 2º de la ESO, 70 horas/ año para las Ciencias de la Naturaleza (que incluyen Biología y Geología y Física y Química) y 45 horas/ año para la Biología y Geología de 3º en los dos itinerarios (Tecnológico y Científico-Humanístico), desapareciendo esta asignatura del currículo de 4º de ESO, como área de carácter obligatorio, en los tres itinerarios, incluido el Científico; mientras que el área de Física y Química se convierte en una asignatura específica de este Itinerario (aunque desaparece del Tecnológico, al menos, en 3º).

Esto supone un papel secundario para el área de Biología y Geología en el proceso de alfabetización científica de nuestro alumnado y, en particular, para aquel cuya orientación va a estar ligada a este campo del saber.

3. SOCIEDAD, CULTURA Y RELIGIÓN versus CIENCIAS, EN LOS DECRETOS LOCE.

Por otra parte, los mismos proyectos de decretos establecen 35 horas en 1º y 3º de ESO y 70 horas en 2º y 4º de ESO para una nueva asignatura evaluable denominada Sociedad, Cultura y Religión, que tendrá dos enfoques, uno “religioso” y otro “laico”, quedando el religioso en manos de la Iglesia Católica o de las confesiones que mantengan acuerdos con el Estado. En total, 210 horas (7,9 % del currículo) para unas enseñanzas de carácter confesional o bien, propias del Área de Geografía e Historia, que, de esta forma, vería aumentado su horario de forma indirecta, frente a la siguiente carga horaria de las Ciencias Naturales:

·         Itinerario Tecnológico: 185 horas de Ciencias (7 %), con 115 de Biología y Geología (4,3 %).

·         Itinerario Humanístico: 255 horas de Ciencias (9,6 %), con 115 horas de Biología y Geología (4,3 %).

·         Itinerario Científico, sin cursar la asignatura de Biología y Geología en 4º: 325 horas de Ciencias (12,2 %), con 115 horas de Biología y Geología (4,3 %).

·         Itinerario Científico con Biología y Geología en 4º: 395 (14,9 %), de las que solo 185 horas (7 %) corresponderían al área de Biología y Geología.

Esto significa, en la práctica, que la enseñanza religiosa prevalece sobre la propia alfabetización científica del alumnado y que es más importante, a juzgar por el tiempo dedicado a esta nueva asignatura, que el desarrollo de los contenidos del área de Biología y Geología, en cualquier itinerario.

4. LOS OBJETIVOS DEL BACHILLERATO EN LA LOCE.

Según el artículo 34.2 de la LOCE,  el Bachillerato contribuirá a desarrollar en los alumnos/as la capacidad de “conocer y valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología para el cambio de las condiciones de vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medio ambiente”.

Este objetivo no podrá lograrse si no se contempla en el Plan de Estudios de todas las Modalidades de Bachillerato asignaturas relacionadas con el medio-ambiente o se introduce la Educación Ambiental de forma transversal en determinadas áreas.

Además, la LOCE establece un Bachillerato de Ciencias e Ingeniería en el que la asignatura Biología y Geología queda relegada a un segundo plano frente a la Física y Química y las Matemáticas,  compitiendo con el Dibujo Técnico I en 1º. De esta forma, se corre el riesgo de formar alumnos/as que van a cursar carreras Técnicas o Ciclos Formativos de Grado Superior sin la sensibilidad medio-ambiental que se establece en los objetivos de bachillerato y con unos conocimientos mínimos en las asignaturas de Biología y Geología: los que desarrollaron en 3º o en 4º de la ESO, si eligieron esta área como asignatura opcional. Así pues, estaríamos formando Técnicos Superiores y Titulados Universitarios (Arquitectos e Ingenieros) con los mismos conocimientos en las Ciencias de la Vida y de la Tierra que otros titulados superiores, como Licenciados en Filología Hispánica o en Historia del Arte y parecidos a los de aquellos que abandonan sus estudios al finalizar la ESO.

5. LAS CIENCIAS Y LAS LETRAS.

Hoy las fronteras entre las “Ciencias” y las “Letras” son más difusas que nunca, y tanto la Biología como la Geología juegan un papel muy importante en muchas carreras universitarias no relacionadas directamente con las Ciencias de la Naturaleza, así como en determinados Ciclos Formativos  de Grado Medio y Superior. Además de ciertas Ingenierías (Agrónomos, Montes, Caminos, Obras Públicas, etc.), sucede lo mismo con otras  Licenciaturas como  Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Geografía, Psicología, Psicopedagogía, Filosofía, Diplomatura de Maestro, etc. o en determinados ciclos relacionados con la Industria Agroalimentaria, Actividades en la Naturaleza, Actividades Deportivas, Sanidad, etc.

6. LAS EXPERIENCIAS EN EL AULA DE CIENCIAS.

Las Ciencias de la Naturaleza en general y la Biología y Geología en particular requieren, para su aprendizaje, la construcción  activa del conocimiento por parte del alumnado, mediante el desarrollo de trabajos prácticos y experiencias en el laboratorio y en el campo, las cuales no pueden llevarse a cabo, actualmente, por varias razones, entre las que destacan: la falta de horario, el elevado número de alumnos/as por clase (hasta 30 en la ESO y 35 en Bachillerato) y las  características especiales del alumnado de secundaria obligatoria, con una capacidad de atención limitada y, en muchas ocasiones,  unas actitudes en clase que no favorecen la realización de prácticas en las  condiciones de seguridad y  autonomía que éstas requieren. Los decretos que van a desarrollar la LOCE no contemplan este problema.

PROPUESTAS A LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN Y CIENCIA

Por todo lo expuesto anteriormente, los profesores y profesoras, firmantes de este escrito y pertenecientes al departamento de (1)_____________________________________________________________________________ del

(2)_______________________________________________________________________________de la localidad de (3)__________________________________________________________________________________, solicitamos a la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía que, a la hora de establecer las enseñanzas de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y del Bachillerato correspondientes a nuestra Comunidad Autónoma,  tenga en cuenta las siguientes propuestas:

a)       El horario semanal de Ciencias de la Naturaleza de 1º y 2º de ESO debe ser de 3 horas, como mínimo.

b)       En 3º ESO, debido a la importancia de los contenidos a tratar (salud y enfermedad, alimentación, sexualidad, reproducción, drogadicción, etc.), el área de Biología y Geología  debe tener un horario semanal de tres horas, como mínimo.

c)       En 4º de ESO, la asignatura de Biología y Geología debe tener carácter obligatorio en el Itinerario Científico y opcional en los otros dos itinerarios (Tecnológico y Humanístico), con una carga lectiva de tres horas semanales como mínimo y una adaptación de los contenidos a estos itinerarios, tal como está previsto para las áreas de Física y Química yMatemáticas.

d)       Ampliación de la oferta de optativas en toda la ESO, con asignaturas como Ecología, Educación Ambiental, Educación para la Salud y el Consumo,  etc.

e)       Desdobles del alumnado de 1 hora a la semana para la realización prácticas en ESO y en Bachillerato.

f)        Dos opciones para la asignatura Historia de la Filosofía y de la Ciencia de 2º de Bachillerato: Historia de la Filosofía y de la Ciencia, en el Bachillerato de Artes y Humanidades y Ciencias Sociales, a cargo del Departamento de Filosofía y una Historia de la Ciencia en el Bachillerato de Ciencias e Ingeniería, a cargo de los departamentos de Biología y Geología o de Física y Química.

g)       Potenciación de la elección conjunta en Bachillerato de las asignaturas de Biología y Geología y Dibujo Técnico I, en el Bachillerato de Ciencias e Ingeniería;  o de la Biología y Geología  con otras asignaturas en Humanidades y Ciencias Sociales, para diversificar el currículo y no forzar al alumnado a decisiones precipitadas.

h)       Ampliación de la oferta de optativas relacionadas con la Biología,  la Geología y el Medio Ambiente, en las modalidades de Bachillerato de Ciencias e Ingeniería y Humanidades y Ciencias Sociales.

i)         Inclusión de una asignatura común en todas las Modalidades de Bachillerato, que podría denominarse Educación Medio Ambiental, para que todo el alumnado pueda desarrollar una de las capacidades previstas en el artículo 34.2 de la Ley Orgánica de Calidad de la Educación: “conocer y valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología para el cambio de las condiciones de vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medio ambiente”.

             APELLIDOS Y NOMBRE                                DNI                                FIRMAS

En __________________________________________, a ___de ___________ de 2003.

NOTAS:

(1) DEPARTAMENTO DE BIOLOGÍA Y GEOLOGÍA,  CIENCIAS NATURALES, ETC.

(2) NOMBRE DEL CENTRO

(3) LOCALIDAD Y PROVINCIA

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...