STEC-IC apuesta decididamente por una educación pública laica

La inequívoca apuesta del STEC-IC por la Educación pública, universal, gratuita y laica, desde su fundación hasta nuestros días, nos lleva a rechazar la presencia de la religión en la Escuela Pública. Creemos que las creencias religiosas forman parte de la vida privada de las personas pero, que en modo alguno pueden estar presentes en los espacios o instituciones públicas dados el carácter aconfesional del Estado.

Por ello, el STEC-IC hace públicas las siguientes consideraciones ante la publicación del currículo de Religión Católica en el BOE de 24 de febrero de 2015.

1. Denunciamos que ha sido la Conferencia Episcopal Española quien ha determinado los currículos del área o materia de Religión Católica. Su conservadurismo más extremo, su proselitismo y su carácter sectario se evidencian claramente en los criterios de evaluación con los que se pretende adoctrinar al alumnado.

2. Como consecuencia de ello, rechazamos la disposición adicional 2ª de la LOMCE, así como la totalidad de la ley, que establece que la Religión Católica sea de oferta obligatoria en los centros educativos y que la determinación del currículo y la aprobación de los libros de textos sea competencia de la jerarquía eclesiástica.

3. Pretender que un niño/a de 2º curso de primaria (7 años), reconozca su incapacidad de ser feliz por sí mismo, sin creencias en dogmas de fe, es un ejemplo de la miopía o ceguera de la misma jerarquía religiosa que extiende sus opiniones a asuntos tales como el divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia, etc..

4. Por último, exigimos la derogación del Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales suscrito por el Estado español con El Vaticano por considerarlo extemporáneo e impropio de un estado aconfesional que debe separar la Iglesia del Estado. Además, la imposición de la Religión católica evidencia los privilegios que el estado español le concede en exclusiva a esa religión en detrimento de otras creencias religiosas.

Desde el STEC-IC reclamamos una vez más la inaplicación de la LOMCE en Canarias y su derogación al gobierno estatal del PP. Desde este sindicato concluimos haciendo un llamamiento a las familias para que, velando por el bienestar emocional y la salud de sus hijos/as, no los matriculen en la materia de Religión Católica. En sus manos está.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...