Sectores cristianos del PSOE proponen una asignatura de Religión evaluable y computable

La propuesta de «Cristianos Socialistas» cuenta con apoyos entre el Episcopado y miembros del Gobierno partidarios de no enfrentarse con la Iglesia

Sectores cristianos del PSOE han elaborado una propuesta para solucionar el conflicto que actualmente enfrenta a Episcopado y Gobierno en torno a la asignatura de Religión. La proposición, presentada por «Cristianos Socialistas» ha sido elaborada por su responsable nacional, Carlos García de Andoin, y Fernando Vidal, profesor de Sociología de la Universidad Pontificia de Comillas, y lleva por título «Ciudadanía y sentido».

 

   García de Andoin mantiene con el secretario de organización del PSOE, José Blanco, una relación directa desde hace algo más de un año y es una voz autorizada y consultada en cuestiones referidas a la Iglesia. Blanco, además, ha amparado la conversión de Cristianos Socialistas en una corriente dentro de ese partido. García de Andoin podría ejercer de puente en ciertos asuntos entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal por su proximidad a Ricardo Blázquez durante los diez años que éste se mantuvo al frente del Obispado de Bilbao. Fue en esa época colaborador suyo, responsable de formación del laicado del Obispado y posteriormente nombrado por el propio Blázquez director del Instituto Diocesano de Teología y Pastoral.

 

   Así, esta propuesta de «Cristianos Socialistas» adquiere un valor superior, una propuesta que pretende, según sus autores, «superar las viejas batallas entre laicismo y adoctrinamiento y plantear la necesidad que tienen los alumnos de que la escuela pública imparta una formación en valores, más allá de disputas partidistas».
 

«Ciudadanía y Sentido»

   El núcleo de la propuesta, a la que ha tenido acceso ABC, «es que se constituya una asignatura que se denomine «Ciudadanía y sentido», que sea susceptible de ser estudiada a través de asignaturas singulares entre las que optar libremente». De este modo, existiría «una opción genérica con un enfoque aconfesional (que incluye la pluriconfesionalidad) de la materia», así como «otras asignaturas del área que traten la misma materia desde una comprensión confesional», ya sea católica, musulmana, judía o de las distintas ramas evangélicas.

 

   La asignatura «se impartiría en todo el ciclo escolar del alumno de la enseñanza obligatoria y el Bachillerato; debería ser evaluable y computable ya que forma parte intrínseca de la formación del sujeto; y, con el fin de evitar que sea una asignatura que se pueda trivializar y precisamente porque se considera una cuestión crucial para el progreso de la sociedad, la infancia e incluso los centros educativos, la asignatura no sólo debe estar dentro del horario escolar, sino incluso priorizada con un encuadre horario favorable».

 

«Módulos comunes»

   Como novedad, la propuesta incide en que «sería una sola asignatura, que podría ser estudiada singularmente, pero ambos grupos compartirán regularmente tramos o módulos comunes con el objeto de dialogar y compartir las perspectivas». Dichos «módulos comunes» ocuparían una quinta parte del tiempo lectivo, y serían organizados departamentalmente e «impartidos conjuntamente por los profesores responsables de los distintos grupos», aunque «cada uno evaluará a los alumnos de su asignatura».

 

   Dado que una parte de la asignatura sería común, «Ciudadanía y sentido» dispondría de un currículo troncal de cuestiones (entre las que se encontrarían naturaleza, existencia, familia, paz, responsabilidad, solidaridad, reconciliación, etcétera…), que tanto la opción no confesional como las distintas opciones confesionales tendrían que aplicar. Aunque esto podría chocar con la no injerencia de la Administración en el currículo de la clase de Religión, consagrada en los Acuerdos Iglesia-Estado, García de Andoin considera que «en el fondo, se trata de una cuestión bastante factible, puesto que en los currículos vigentes de las asignaturas de Religión se abordan exhaustivamente estos temas».

 

Educación «estudiará» la propuesta

   La propuesta de «Cristianos Socialistas» fue presentada a finales de año al Ministerio de Educación. En la reunión, a la que asistió el secretario general de Educación, Alejandro Tiana, la coordinadora federal de cristianos en el PSOE indicó al responsable del departamento dirigido por María Jesús San Segundo que «la cuestión de la Religión es «el tema» en las relaciones Iglesia-Estado, y que había que ponderar la reforma educativa dentro de una política glogal del Gobierno con la Conferencia Episcopal». Según el dirigente socialista, Tiana se comprometió a «estudiar a fondo la cuestión».

 

   Del mismo modo, la propuesta de «Ciudadanía y sentido» también ha sido trasladada al Episcopado. En concreto, los responsables de Educación de las diócesis de Madrid, Bilbao y Tenerife han estudiado la proposición, que consideran «bastante aceptable» por parte de la Iglesia. La proposición también cuenta con apoyos dentro del propio Gobierno, sobre todo entre los sectores partidarios de terminar con la confrontación Iglesia-Ejecutivo que ha marcado el primer año de Gobierno socialista.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...