Profesores piden que se retiren todos los símbolos religiosos de los colegios

Hasta la fecha, ningún centro ha pedido esta medida, si bien la Junta de Personal Docente no Universitario afirma que los directores «no se atreven»

Fuera crucifijos e imágenes de la Virgen, así como cualquier otro elemento o símbolo religioso, de las instalaciones educativas de carácter público. Ésta es la reivindicación que ayer planteó la Junta de Personal Docente no Universitario, integrada por siete sindicatos y que representa a alrededor de 10.000 profesores de Córdoba, tras la celebración del último pleno del curso escolar. En su resolución, adoptada por mayoría de los miembros, las organizaciones "exigen a la Delegación de Educación adoptar las medidas necesarias para retirar la simbología religiosa de los centros docentes públicos".

El presidente de la Junta de Personal Docente no Universitario, Eduardo Latorre, explicó que la razón de su petición se basa en el artículo 16 de la Constitución española, en el que "se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación en sus manifestaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley". En el texto también se apunta que "nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias" y que "ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones".

La ley orgánica 7/80 y un informe del Defensor del Pueblo Andaluz del 6 de agosto de 2001 son los otros fundamentos con los que se argumenta la demanda, apuntó el también profesor del instituto de Educación Secundaria Alhaken, centro en el que no existe ningún tipo de elemento religioso.

Latorre reconoció que hasta la fecha no ha habido ninguna petición por parte de los colegios e institutos de Córdoba para que se retiren los iconos, si bien hizo hincapié en que "algunos directores no se atreven a solicitar que desaparezcan los elementos religiosos". El profesor añadió que, "en la actualidad, no hay ninguna oficina, ni edificio público en el que haya elementos de este tipo".

Fuentes consultadas por este periódico reconocieron ayer que algunos profesores de Religión de la provincia sí tienen problemas a la hora de impartir su clase, ya que en algunos centros ya no hay símbolos religiosos. Esta situación obliga a los responsables de esta materia a llevar, por ejemplo, un crucifijo a la hora de desarrollar sus programas.

Se trata de la primera petición formal que se registra en Córdoba, que, además, surge después de que la Delegación de Educación de la Administración autonómica en Jaén emitiese una orden para que se retirasen los símbolos cristianos de las aulas del colegio público San Juan de la Cruz de Baeza (Jaén), tras la solicitud que realizaron varios padres. La orden llegó tras las quejas recibidas desde la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, quien se hizo eco de la denuncia de un padre del centro que se negó a que sus hijos fueran a una clase en la que había símbolos cristianos.

La decisión provocó las críticas del Obispado jienense, desde donde se mostró la extrañeza de que la Junta de Andalucía acatase la propuesta y que "se basara en una legislación que no existe" y que "incumple los acuerdos Iglesia-Estado".

Este periódico se puso en contacto ayer con el Obispado de Córdoba para conocer la opinión del prelado, Juan José Asenjo, aunque no hubo pronunciamiento alguno acerca de la petición realizada por la Junta de Personal Docente no Universitario.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...