Presentación de la campaña «Contra la financiación de la Iglesia Católica a través del IRPF»

Andalucía Laica ha presentado en el ámbito andaluz la campaña nacional «Contra la financiación de la Iglesia Católica a través del IRPF», mediante una rueda de prensa en la sede de la Asociación de la Prensa de Granada.

La presentación de la campaña ha corrido a cargo del coordinador de Andalucía Laica y vicepresidente de Europa Laica, Manuel Navarro Lamolda.
Manuel Navarro ha destacado que Europa Laica propone SUPRIMIR LAS CASILLAS DE ASIGNACIÓN A LA IGLESIA CATÓLICA Y LA DE FINES DE INTERÉS SOCIAL, y, mientras tanto, no marcar ninguna de las dos casillas y SI marcar la de “SIN ASIGNACIÓN”, cuando aparezca esa opción.

La “iglesia católica”, por razones obvias (no queremos que el culto, el clero y el proselitismo religioso se financie con fondos públicos, además de que, en nuestra opinión, este sistema vulnera diversos principios constitucionales) y en la de “fines de interés social”, más difícil de entender por algunos, por los siguientes cuatro argumentos: • Porque una parte importante de la asignación a fines de interés social va a entidades de la propia iglesia católica, recibiendo asignación por las dos casillas;
• Porque, en todo caso, no podemos decidir a qué organización social concreta vaya nuestro apoyo (como si ocurre con la de la iglesia católica), hecho irregular e injusto;
• Porque es una sutil y estudiada coartada para mantener esta forma de financiación de la iglesia católica y
• Porque, en todo caso, los “fines de interés social” que así se consideren, no deben depender de la voluntad anual de los contribuyentes, sino de un “Plan de financiación estatal”, adecuado y aprobado en el Parlamento y en el ámbito de las CCAA (en su autonomía) y en los municipios, en su caso.

La financiación de la Iglesia católica a través de la declaración de la renta es injusta para la mayoría de los contribuyentes y presuntamente ilegal, ya que el montante asignado se resta del fondo común de todos y no sólo de los que señalan la casilla. Es decir los que marcan la casilla no pagan un 0,7 más, lo detraen del conjunto de todo lo recaudado anualmente, es decir que “todos pagamos”, aun sin desearlo.
Además, Manuel Navarro ha señalado que la financiación de la Iglesia católica va mucho más allá de la recaudación a través de la casilla del IRPF. Ha puesto de manifiesto que la iglesia vive en un verdadero paraiso fiscal en base a las exenciones y cuenta con la connivencia del gobierno igualmente para mantener la opacidad de sus cuentas, por lo que ha pedidio que se incluya en la ley de Transparencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...