Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Pancarta gigante de Adelante en el Parlamento contra el acoso a las mujeres que abortan

Ana Villaverde reprocha a la consejera de Igualdad que identifique como “libertad de expresión” el hostigamiento a las mujeres que quieren interrumpir su embarazo.

Las diputadas de Adelante Andalucía han realizado una acción sorpresa en el Parlamento de Andalucía y han lanzado una pancarta en el interior del Parlamento, frente del salón de pleno. Bajo el lema “en la cama, en la clínica, en el paritorio, nosotras decidimos”, Adelante ha querido tener un gesto la semana que coincide con el Día Internacional de los Derechos Sexuales y Reproductivos.

Desde Adelante reclaman que este Parlamento debería de haber hecho como institución una declaración firme en defensa del derechos de las mujeres  a decidir sobre sus cuerpos, sexualidad y maternidad. La diputada Ana Villaverde ha denunciado que precisamente la Consejera de Igualdad de este Gobierno ha dicho que el acoso y hostigamiento que se esta produciendo hacia las mujeres que deciden interrumpir su embarazo en las clínicas es un ejercicio de libertad de expresión.

Esta denuncia coincide con la ofensiva de la extrema derecha para poner en cuestión el derecho al aborto. “En el Parlamento de Andalucía, los mismos que se oponen al aborto niegan la educación sexual en los centros educativos, con el pin parental, llegando a crear incertidumbre en los centros” ha recordado Villaverde y ha añadido que  “precisamente la educación sexual es esencial para prevenir embarazos no deseados”.

Por último, desde Adelante han aprovechado el despliegue de la pancarta en el Parlamento para reclamar que a día de hoy los abortos siguen sin poder realizarse en la Sanidad Pública y se derivan a las mujeres a clínicas privadas, llegando extremos como el caso de Jaén en la que las mujeres no tienen garantizado el acceso, tienen que desplazarse a otras provincias y todo porque no se realiza en hospitales públicos, no hay un convenio y hay un abuso de la objeción de conciencia.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share