Novillo: «No se debe entender como agresión a valores culturales»

El viceconsejero de Educación de la Junta de Castilla-La Mancha asegura que la exclusión de símbolos religiosos "nunca se debe entender como agresión a los valores culturales que puedan tener", partiendo del hecho de que "ese es el principio que nosotros queremos aplicar en nuestros colegios e institutos". Así, pidió "no hacer un hecho de división lo que justamente debería ser una muestra de respeto a las convicciones de todos, porque todas las familias, y padres tenemos convicciones, no solo los que argumentan que para que se respeten su creencias debe haber una presencia de símbolos que no son de todos".

   En declaraciones a Europa Press, Novillo se pronunció de este modo sobre la posibilidad de retirada de los crucifijos de todos los centros públicos, en virtud de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

   Aunque Novillo mostró su respeto a las decisiones que se adoptan en el órgano que representa la soberanía nacional, y explicó que es una decisión que se remite al Gobierno de España, y que será este el que tenga que dar el tratamiento que sea, sí habló sobre el fondo de esta cuestión, esto es, la retirada de los símbolos.

   Recordó que en Castilla-La Mancha, en torno a este asunto, no se ha tomado ninguna decisión con carácter general ni de instalar, ni de retirar símbolos religiosos en las escuelas, "pero lo que sí hemos hecho –explicó– es decidir su retirada cuando ha sido un petición razonada y expresa de padres o alumnos, y me refiero siempre a los institutos públicos".

   "Entendemos, como ha manifestado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en las escuelas públicas, que son un lugar de encuentro de todos los ciudadanos que tienen la obligación de asistir a la escuela, no debe haber ningún símbolo que no represente a todos, con independencia de su carácter religioso o cultura", explicó.

   "Sin crear ningún problema donde no existe, sí hemos resuelto los casos que se han planteado, haciendo efectivo el derecho de todos los padres a que sus hijos se eduquen de acuerdo con sus propias convicciones, y allí donde hay símbolos que violentan y vulneran el derecho a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa, hemos actuado", dijo Novillo, que defendió que este tema, que es "verdad que es importante", es "colateral a la propia educación".

LEY EDUCACIÓN DE C-LM

   De otro lado, el responsable de Educación de Castilla-La Mancha señaló que si hubiera una norma de obligado cumplimiento para toda España, porque el Gobierno aprobara retirar los símbolos de los centros educativos, "nosotros la acataríamos, como hemos hecho siempre, pues no hay posibilidad de que un Gobierno democrático de una Comunidad Autónoma se declare en rebeldía en la aplicación de las leyes que tienen un carácter general, y nosotros hemos sido y seremos respetuosos con la Constitución".

   Preguntado sobre la posibilidad de que la futura Ley de Educación, en fase de anteproyecto, contemple la posibilidad de retirar esos símbolos, Pedro Pablo Novillo explicó que en ese texto ley "no hay ninguna referencia expresa a ningún símbolo, ni a ninguna de estas situaciones". "Lo que sí hay –matizó– son abundantes referencias que hablan del respeto fundamental a la Constitución, a la Declaración de los Derechos Humanos, y todos los tratados internacionales".

   Así, defendió que "si es un derecho de las familias el educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones, habría que pensar que no tienen convicciones sólo unas familias, sino que las tienen todas, y por tanto, en nuestras aulas y centros públicos hay que respetar las convicciones de quienes procesan una religión, de quienes procesan otra distinta, o de los que no procesan ninguna".

   Por ello, incidió en que "hacer conciliable ese derecho, a mi juicio, conlleva que no exista ningún símbolo que sea de una sola parte, y por tanto los símbolos en los espacios públicos representan a toda la ciudadanía, y en esa dirección se ha pronunciado el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos".

EDUCACIÓN "LAICA"

   De otro lado, en cuanto a la petición realizada por Alternativa Laica, que ha reclamado a la Consejería de Educación que la futura ley incluya la definición de que la educación es "universal, gratuita, y laica", afirmó que inicialmente en el anteproyecto no figura como tal el término laico, "pero si se dice claramente que la escuela en Castilla-La Mancha debe ser respetuosa y neutral ante cualquier manifestación de tipo ideológico o religioso". "La neutralidad del Estado en materia ideológica es una manera de decir que el Estado español es no confesional", apostilló.

   "No introducir la palabra intenta evitar que se genere una confrontación, pero en el anteproyecto de ley no cabe que la administración regional sea parcial, debe ser imparcial y neutral ideológica y religiosamente. Por tanto la enseñanza que se imparta en las aulas de Castilla-la Mancha debe respetar esos principios, y evitar cualquier tipo de adoctrinamiento, pero no solo en un sentido religioso también en sentido ideológico, todo eso respetando la Constitución española, y el derecho que tienen las familias a que sus hijos se formen de acuerdo con sus propias convicciones".

   "Todos debemos saber que cuando pedimos que respeten nuestros derechos, tenemos que estar en condiciones de pedir exactamente lo mismo con el derecho de los otros, y eso es también un principio educativo, el diálogo, el respeto al otro, que forma parte de la enseñanza que tenemos que dar en nuestras aulas", apuntó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...