Misa en horario lectivo durante una Semana Cultural en un colegio público

No deja de sorprender la permisividad de un centro escolar público y especialmente su equipo directivo que permite la celebración de actividades confesionales en el horario lectivo ordinario fuera de la clase de religión católica, que lamentablemente sigue presente en los centros escolares para el adoctrinamiento de la infancia a cargo de catequistas pagados con dinero público.

En esta ocasión se trata de un colegio de Consuegra (Toledo) donde dentro de las actividades de una Semana Cultural, el próximo 24 de abril quienes sean autorizados por sus padres acudirán a la parroquia para asistir a la celebración de una misa. Por supuesto, quienes no sean autorizados para ello se quedarán en centro. ¡Faltaría más! Ya sería volver a los tiempos de Isabel II o del franquismo donde el alumando era obligado a asistir a misas, rezar rosarios, acompañar el viático,…

Una actividad que además, afectará a quienes no asistan, pues verán alterada la marcha general del centro por culpa de un acto confesional. Y tampoco parece que tenga que ver, ni mucho ni poco, con la celebración de esa Semana Cultural con motivo del IV Centenario de la II Edición del Quijote.

El problema es que la escuela es una institución para la enseñaza y la formación, no para la catequesis, ni para el culto. ¿Sería de recibo que un centro organizara, con su autorización correspondiente, la asistencia del alumnado a un mitin político? Pues evidentemente, no. Un centro escolar no está para eso.

Sin embargo, un equipo directivo se permite autorizar la celebración de esta actividad para participar en un acto litúrgico de una confesión religiosa. Confunden las funciones propias de las instituciones públicas, como es una escuela, con las de una confesión religiosa, que es la que debe organizar los actos de culto, fuera del horario escolar y sin utilizar el colegio para su propaganda.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...