«Mantener los símbolos religiosos en las escuelas no respeta la igualdad»

Lleva 25 años colaborando con las Comunidades Base de Murcia a través de cursos de formación teológica. Aprovechando su estancia en la Región durante uno de estos cursos, le preguntamos acerca de los temas vigentes en la actualidad religiosa de nuestro país

 

En estos momentos imparte en Totana un curso titulado 'Utopía y esperanza: otro mundo es posible'

¿Cree que la actual doctrina cristiana sintoniza con este cambio?

Lo que pretendemos con este curso es hacer ver que realmente es posible cambiar el mundo en el que vivimos, combatir las injusticias a través del movimiento social. El cristianismo original, el auténtico, está totalmente en sintonía con esta práctica, sin embargo el cristianismo oficial se aleja con sus prácticas insolidarias. Desde la altura es difícil estar en sintonía con las bases, prefieren mantener su situación de privilegio.

¿La jerarquía eclesiástica apoya estos movimientos?

No, la Iglesia lo ve con malos ojos, incluso considero que hay una marginación hacia ciertos sacerdotes comprometidos socialmente que son censurados desde la propia institución y tachados de heterodoxos y rebeldes, cuando en realidad sólo se rebelan contra los males de la sociedad.

Jesús también fue considerado un rebelde en su época.

La figura de Jesucristo es lo más importante, él fue un crítico, no un crédulo. Se mostró libre y realizó prácticas de liberación bajo un mismo principio ético: ayudar a los excluidos, a los marginados por razones políticas, religiosas o sociales. La jerarquía de la Iglesia no sigue actualmente sus pasos.

¿Esta actitud podría ser peligrosa?

Fomenta el desarrollo de movimientos fundamentalistas morales y doctrinales que se encuentran en las cúpulas de poder e inducen a la formación de las mismas en la base. Realizan una lectura literal de los textos sagrados. Pero esto pasa en todas las religiones y también en otros ámbitos como el político o el social.

¿Cuál es el remedio contra esto?

Sin duda, la educación. Desde el conocimiento se combate la ignorancia enciclopédica que se tiene de las religiones en España, también dentro de la propia Iglesia Católica.

Hablando de educación, ¿qué le parece la propuesta del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, para que se retire la simbología religiosa de todos los centros públicos?

Creo que es un paso muy importante hacia una asignatura que hay pendiente en nuestro país, el laicismo. España un estado laico en el que hay libertad religiosa, pero no igualdad. Manteniendo esos símbolos, se privilegia a la religión católica y no se respeta la igualdad democrática.

¿Cual cree que es el estado del movimiento de la iglesia base en nuestro país hoy día?

El movimiento base en España está atravesando por un momento inmejorable. Hay una vitalidad extraordinaria y una forma de compartir en todos los aspectos de la vida desde la que surgen gran cantidad de iniciativas y manifestaciones de solidaridad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...