Los obispos dicen que Religión es un derecho de los padres católicos y no católicos

Esperan que la nueva reforma de la Ley de Educación, a diferencia de la legislación vigente, facilite plenamente el ejercicio de este derecho.

COMENTARIO: Confunden el derecho con el privilegio. Confunden educación con adoctrinamiento. Acaso alguien priva a esos padres de llevar a sus hijos a la parroquia para que reciban la catequesis, por qué ha de ser la escuela, una institución para la enseñanza de la ciencia, la cultura, el razonamiento,… la que tiene que ofrecer esa formación religiosa. Una formación de la que se benefician los católicos, a base de 500 millones de euros anuales para pagar sus catequistas, y en escas medida evangílcos y musulmanes. ¿Dónde se oferta otra formación moral diferente? ¡Y dice el monseñor que los discrimandos son ellos! Si no fuese porque la historia ya nos tiene acostumbrados a la hipocresía eclesiástica, pensaríamos que desvaría. Lo único que tienen es miedo a que sigan bajando los alumnos de Religión Católica y que no puedan seguir utilizando la escuela para el adoctrinamiento religioso, una herencia del clericalismo y el nacional-catolicismo.


El portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, ha asegurado que la asignatura de Religión es un derecho de los padres católicos y no católicos que está recogido en la Constitución Española y ha añadido que esperan que la nueva reforma de la Ley de Educación, a diferencia de la legislación vigente, facilite plenamente el ejercicio de este derecho.

“La clase de Religión es un derecho de los padres católicos y no católicos, que tienen derecho a que sus hijos puedan ser educados de acuerdo con sus convicciones morales, religiosas y pedagógicas. Está incluso recogido en la Constitución este derecho fundamental y un estado democrático tiene que facilitar el ejercicio efectivo de este derecho. Y nosotros esperamos que lo que hasta ahora no estaba plenamente facilitado en la legislación vigente, que en las nuevas leyes educativas sea realmente facilitado”, ha remarcado.

De esta forma, según ha añadido, “el 70 por ciento de alumnos cuyos padres piden cada año la educación en religión católica y moral” podrán ejercer su derecho “sin dificultades, sin inconvenientes y sin discriminación”. “Suponemos que esto va a favor de la educación de los jóvenes y suponemos que nadie tiene un inconveniente de fondo, sino que se trata de cómo se articula esto en los planes educativos”, ha añadido.

Además, ha subrayado que la clase de Religión es una asignatura “de libre opción” que “no impone nada a nadie” y que, según los acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español, la asignatura de Religión “debe darse de tal modo que su estatuto sea equiparable de las asignaturas fundamentales”.

“¿Cómo se articula eso? Hay diversas formas de articularlo, pero esto es el compromiso del Estado para que sea una asignatura que quienes la solicitan libremente –esto hay que repetirlo muchas veces, no se impone nada a nadie, es una asignatura de libre opción–, puedan tener la garantía de que es una asignatura seriamente impartida, cuyo curso no perjudique a nadie, ni a los que la eligen ni a los que no la eligen”, ha precisado.

Martínez Camino ha asegurado que esto es lo que “siempre se ha tratado de buscar” y ha indicado que los obispos esperan que la fórmula que finalmente se encuentre, “responda a estas características de las cuales nadie tiene nada que temer”. En cualquier caso, ha advertido de que “todavía es un anteproyecto de ley” y “no hay nada todavía determinado por el Parlamento”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...