Los niños de Rivas ya pueden celebrar su nacimiento con un acto laico

El Ayuntamiento ofrece la celebración de un Acogimiento Civil para los recién nacidos

Acogimiento Rivas 1

"Es un acto simbólico donde queremos dar la bienvenida a la comunidad a un nuevo ciudadano", de esta forma define José Masa, alcalde de Rivas Vaciamadrid, el acogimiento civil, conocido popularmente como bautizo laico, aunque según los responsables municipales no pretende ser una alternativa.

Una práctica por el momento desconocida pero que poco a poco va calando en la sociedad ripense. No obstante ya son 24 acogimientos los que se han celebrado en el barrio hasta la fecha.

Se trata de una ceremonia oficiada por el primer edil del municipio o, en su defecto, por cualquier concejal en quien delegue, donde se resaltan los derechos de la infancia y se suscribe por padres y alcalde un compromiso moral de garantizar al niño el desarrollo de sus derechos y deberes.

Con esta celebración no se pretende sustituir el bautizo ya que en ningún caso ambas ceremonias son incompatibles. Tan sólo se intenta cubrir una carencia que el sistema laico presentaba respecto al catolicismo, que no es otra que adolecer de ciertos ritos que la sociedad tribal a la que pertenecemos parece exigir.

Cuando el bautizo, tal y como lo conocemos desde siempre, es decir, el oficiado por un representante de la Iglesia, con su agua bendita y demás artificios propios del rito católico, pasó a ser para muchos una celebración social más que un acto religioso, la aparición del acogimiento civil era cuestión de tiempo.

Acogimiento Rivas 2

Y ante la necesidad, la virtud. Los laicos ya tienen su fiesta de recién nacidos, con sus reencuentros familiares, incluso los menos apetecibles, sus excusas para ausentarse y sus abrazos lacrimógenos. Exactamente igual que siempre pero sin religión de por medio.

¿Quiere decir por esto que los católicos no deben celebrar su acogimiento civil de la mano de los responsables municipales? Claro que no, tienen el mismo derecho que cualquier ciudadano. Y hay quien pueda pensar que dos fiestas de bienvenida, la de Dios y la del alcalde, son muchas, y hay quien las vea la mar de complementarias, hay padres para todos los gustos.

Es cierto que no decantarse por ninguna de las dos opciones, o por las dos a la vez, es una posibilidad como otra cualquiera ya que existiendo el registro no tiene relevancia jurídica alguna.

Por tanto, parece razonable que a más capacidad de elección, sin perjudicar al prójimo, mayor libertad ciudadana, y la libertad bien entendida no hace daño a nadie.

Así que si necesita una excusa para festejar la llegada de un nuevo retoño y, por tanto, miembro de la sociedad ripense, católico o no, ya tiene la posibilidad de celebrar un acogimiento civil. Para ello, basta con estar empadronado en el barrio y solicitarlo al Ayuntamiento.

Archivos de imagen relacionados

  • Acogimiento Rivas 1
  • Acogimiento Rivas 2
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...