Lomce, becas o laicismo: el valor de la educación para los candidatos

Casi todos los partidos plantean un pacto de Estado educativo

La izquierda promete derogar la ley Wert y aprobar una nueva normativa

El PP pide «dejar atrás rencillas políticas» para poder llegar a acuerdos

La educación es una de las principales preocupaciones de los españoles. Desde la implantación de la conocida como ley Wert en el año 2013, colectivos de profesores, padres y alumnos se han manifestado en multitud de ocasiones para reclamar una educación pública y accesible para todos. La marea verde ha movilizado a miles de personas para poner sobre la mesa la necesidad de impulsar un sistema educativo gratuito y universal, como base primordial para el funcionamiento de una democracia sustentada en los principios de igualdad y calidad.

Estas son las propuestas en materia educativa de los principales partidos:

PP: «DEJAR ATRÁS RENCILLAS POLÍTICAS»

El partido de Gobierno propone a través de su programa electoral un pacto de Estado por la educación con el fin de llegar a acuerdos y «dejar atrás rencillas políticas«.

Respecto al laicismo, los conservadores garantizarán el «derecho de los padres a educar a sus hijos conforme sus convicciones religiosas y morales«. El PP también asegurará el derecho a la enseñanza en castellano, «respetando la pluralidad de nuestro país y sus lenguas cooficiales».

Por otro lado, el partido de Rajoy asegura que seguirá «aumentando los recursos para becas y ayudas al estudio», sostienen, «con el aval que supone haberlo hecho durante los años más duros de la crisis». Prometen también mejorar y ampliar el alcance de los programas Erasmus y Erasmus+.

Finalmente, respecto a la universidad, aseguran una mejora en la financiación, así como la creación de un «programa de excelencia para la incorporación de jóvenes profesores doctores».

PSOE: ELIMINAR EL 3+2

Los socialistas abren el apartado sobre educación con una medida clara: derogar la Lomce. Su objetivo se basa en la elaboración de una nueva Ley Básica de Educación con el acuerdo de todos los sectores. Aumentará, tal y como viene anunciando en los últimos meses, el índice de escolarización de 0 a los 18 años, de modo que las administraciones tendrán que ofertar plazas públicas en esta franja de forma progresiva hasta el año 2020.

Respecto a la financiación, los socialistas apuntan al 5% del PIB en dos legislaturas para, «a medio plazo», alcanzar el 7%.

El partido de Pedro Sánchez promueve una escuela pública y laica, donde no quepa la integración de enseñanzas confesionales ni en el currículum ni en el horario escolar. En este sentido recuperará además la asignatura impulsada por el Gobierno de Zapatero, Educación para la Ciudadanía.

En cuanto al sistema de becas, pretende recuperar «el verdadero sentido de las becas como un derecho», para lo que estableceránuevos umbrales de renta y patrimonio y garantizará que el dinero llegue en el primer trimestre de estudio. Los socialistas establecerán que la beca no sea retirada o no concedida cuando los padres del alumno tengan deudas con la administración. Además prometen «precios públicos asequibles» en las matrículas.

El PSOE también se compromete a promover un sistema de ayudas en los máster para las personas en paro, crear un programa de becas-salario y recuperar el programa Séneca de intercambio de alumnado entre las diferentes universidades españolas, derogado por el Gobierno para el curso 2014-2015.

Además, el PSOE se propone eliminar el modelo de precios fijado por el Real Decreto 14/2012 y crear un nuevo marco estatal de precios públicos de matrícula que tenga en cuenta los niveles de renta de la unidad familiar. Por último, quiere impulsar un programa para recuperar al alumnado que haya abandonado los estudios por motivos socioeconómicos o «cambios legislativos injustos». Y derogará el real decreto que establece el conocido como modelo 3+2, que modifica la duración de carrera y máster.

PODEMOS: AUMENTAR LA INVERSIÓN HASTA 13.700 MILLONES

El partido de Pablo Iglesias fija dos pilares básicos en los que ha de basarse el sistema educativo: educación pública y laica. En primer lugar, y del mismo modo que los socialistas, la formación morada derogará la ley Lomce y promoverá la formulación de una nueva Ley de Educación. Promete, además, una educación universal, gratuita y de calidad de los 0 a los 6 años, e incrementar la partida educativa con un objetivo de 13.700 millones de euros para el año 2020, lo que equivale a un 5,6% del PIB.

En cuanto a los centros concertados, la oferta de plazas se financiará con recursos públicos sólo en aquellos casos que sean necesarios, es decir, debido a una insuficiencia de la oferta en la red pública.

Respecto al sistema de ayudas, incluirá la categoría «familia monoparental» como grupo especial para facilitar el acceso a becas de comedor y para la compra de material educativo, además de ayudas específicas para las madres jóvenes y solas, y un aumento general de las becas universitarias.

Podemos promete unas tasas universitarias accesibles, mediante la reducción de las mismas. Además, el Estado aportará una financiación complementaria para apoyar a aquellas universidades que apuesten por aumentar el impacto social de sus investigaciones o implanten medidas para mejorar las condiciones de conciliación familiar, la igualdad de género, la transparencia y la democratización institucional.

CIUDADANOS: AUMENTAR PLAZAS EN ESCUELAS INFANTILES

El partido de Albert Rivera aboga por un pacto de Estado hacia un nuevo modelo educativo. C’s no considera que la educación deba ser universal y gratuita hasta los tres años, ni que la oferta de plazas públicas sustituya a las privadas. Priorizará el acceso de familias menos favorecidas a las plazas públicas, y aumentará el número de estas y de las concertadas en las escuelas infantiles. 

C’s declina incrementar el gasto público en educación no universitaria, y en esta se limita a recomendar el objetivo europeo de invertir el 3% del PIB en educación superior, aunque sostienen que es difícil lograrlo en pocos años.

Ciudadanos, desde «la premisa básica de la laicidad», propone que se estudie la historia de las religiones y defiende un modelo educativo que incorpore el inglés del profesorado y el alumnado. También plantea que las comunidades monolingües ofrezcan como optativa la enseñanza de una de las lenguas cooficiales, que también serán ofertadas como asignatura de libre elección en las universidades.

Valora como «absolutamente necesario» revisar y racionalizar la política de becas, e incorpora una beca de excelencia en las universidades. Promete, asimismo, frenar la introducción de tasas en colegios públicos y concertados, mientras que para las universidades habla de un nivel de tasas diferenciado y elevado para estudiantes de fuera de la UE.

IU-UP: REVISIÓN DEL PLAN BOLONIA

El partido de Alberto Garzón se muestra rotundo a la hora de derogar medidas legislativas impulsadas por los Gobiernos anteriores, como la Lomce, la LOU, o el modelo 3+2, así como larevisión del Plan Bolonia.

IU-UP promete ampliar la enseñanza pública y gratuita hasta los tres años y encaminar la inversión a la media europea del 7% del PIB, además de crear un presupuesto extraordinario de urgencia para la enseñanza pública. Dará prioridad del gasto a la escuela pública, y ampliará la red de centros educativos de titularidad y gestión pública. En cuanto a centros concertados, habla de una «moratoria inmediata» de conciertos educativos, paralela a un plan de supresión progresiva hasta su extinción. 

Para lograr la laicidad en el sistema educativo, derogará los acuerdos de 1979 entre el Estado Español y el Vaticano. También suprimirá las enseñanzas confesionales de los currículos y el ámbito escolar, así como los actos y los símbolos religiosos, y hará cambios en el calendario escolar y universitario de acuerdo a criterios no religiosos.

Respecto al sistema de becas, revisará los procesos de selección de ayudas y subvenciones para reducir la brecha de género y pondrá en marcha un sistema de becas-salario para sectores desfavorecidos. Propone como objetivo la gratuidad de las enseñanzas universitarias, con «tasas mínimas» hasta alcanzar dicha finalidad. Sustituirá el modelo de universidad competitiva (Campus de Excelencia), por otro basado en la cooperación (Campus interuniversitarios integradores y colaborativos).

UPYD: CULTURA DEL ESFUERZO

Para el partido de Andrés Herzog, la educación es «la llave del progreso para España, y por eso debemos protegerla de los vaivenes políticos». Abogan, de este modo, por un pacto de Estado entre todas las fuerzas políticas, y defienden un sistema educativo laico, público y universal. Subrayan el acceso gratuito al primer ciclo de educación infantil, en especial para los hijos de familias de menor renta, durante la etapa de cero a seis años.

«La enseñanza de la doctrina religiosa no debe formar parte del currículo escolar ni evaluarse como conocimiento, sino en todo caso impartirse fuera del horario escolar, tanto en los centros públicos como en los concertados y privados», señala UPyD, a lo que añade que «la formación en esta materia buscará informar de las realidades religiosas en el mundo actual».

Por otro lado, propone «recuperar la cultura del esfuerzo» y «poner fin a los aprobados regalados«, mediante la implantación de criterios claros para la promoción de curso y potenciando el refuerzo. Respecto a los centros concertados, plantea «transparencia y menos burocracia», así como un control de la gratuidad real de estos centros. 

En los territorios con dos lenguas cooficiales, quiere eliminar «cualquier tipo de barrera» relacionada con el grado de conocimiento de las lenguas cooficiales en las convocatorias, concursos u ofertas de empleo.

UPyD congelará las tasas y precios públicos en los estudios superiores e incrementará el número de becas para los estudiantes con mejores calificaciones, “»moduladas según su capacidad económica». Habla también de préstamos al 0% de tipo de interés, que serán devueltos según las posteriores ganancias. Plantea además soluciones para los estudiantes afectados por los préstamos ICO de 2007.

Otro objetivo es racionalizar el número de universidades públicas mediante fusiones en función de la proximidad geográfica o la complementariedad académica, de igual modo que hará con las titulaciones académicas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...