Las propiedades de la Iglesia

Al conocerse las inmatriculaciones de templos católicos ocurridas en Zaragoza, y hechas públicas por la Asociación Mhuel (Movimiento hacia un Estado Laico), hemos visto que los católicos parecen sentirse cómodos con que la Iglesia católica sea la propietaria, con que las restauraciones de esos templos las paguemos entre todos (católicos y no católicos) y con que el dinero de la entrada (por ejemplo a La Seo) sea dinero opaco. Y es opaco porque no hay control sobre esos ingresos. En esta historia hay otra faceta que parecen no tener en cuentan ni nuestros políticos, ni los católicos ni los registradores que van registrando propiedades a nombre de la Iglesia. Esa faceta es que la Iglesia católica tiene un jefe, que además es jefe de un Estado, el Vaticano. Cuando la Iglesia pone a su nombre las propiedades (con todo lo que hay dentro, por supuesto), ¿quién nos garantiza que no los pone a nombre de un Estado diferente del español? Sería una curiosa dejación cuando hay tanto patriota involucrado en la legalidad de las inmatriculaciones, desde Franco hasta Zapatero pasando por Aznar.

Si algún día el Estado Vaticano necesita dinero, por ejemplo para cubrir indemnizaciones por juicios de pederastia en cualquier país del mundo, ¿quién garantiza que no venderán los tapices de La Seo, por ejemplo, para poder cubrir gastos?

Presidente de MHUEL

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...