Las perspectivas del laicismo en el momento político en el estado español

El atentado del 11-M de 2003 fue utilizado por el Gobierno del PP de la época como un elemento de confusión, engañando a la opinión publica deliberadamente con el fin de mantenerse en el poder. Fue esa manipulación de la información lo que probablemente costo el gobierno. La perdida de credibilidad en la función política es tan importante como conseguirla. En los cuatro años de gobierno el gobierno del Partido socialista ha conseguido credibilidad social y política y esa será su baza política para ganar las próximas elecciones. En el terreno de las libertades publicas, la libertad individual y el laicismo, que es le terreno que a nosotros nos ocupa principalmente, ha ganado credibilidad pero también ha comenzado a perderla. 

Hay cuatro elementos  que dieron muchísima credibilidad al Gobierno socialista y al presidente del mismo, tras su victoria lectoral. 

– La retirada de las tropas de Irak . Fue una medida que no solo le dio credibilidad interna sino también internacional. Ciertamente tenía sus riesgos políticos pero lo que le dio credibilidad es hacer lo que prometió.  

-Los matrimonios homosexuales. La reforma del Código Civil  en esta materia fue una victoria del movimiento contra la discriminación por razón de sexo y supuso un duro golpe a todos los sectores conservadores y homfobos. Ha sido una de las medidas más avanzadas que ha tomado este gobierno en materia de libertades públicas e individuales. 

-La negociación con ETA y las reformas de los Estatutos de Autonomía. El anuncio de la tregua indefinida de ETA y el comienzo de negociación con ETA junto al proceso de negociación de las reformas estatuarias, particularmente , significó el comienzo de abordar el problema del modelo de Estado y el fin de la violencia de forma racional abandonando el populismo y la manipulación y reflexionando sobre el modelo de Estado , por primera vez, de otra forma. En este caso esa ganancia de credibilidad apenas duro dos años ya que se ha vuelto al camino de la intolerancia. 

-La regularización de 700.000 inmigrantes y una nuevo tratamiento a la política migratoria. Eso también le dio una gran credibilidad al gobierno tras décadas de un discurso xenófobo del gobierno de la derecha  

Durante el primer año del gobierno del partido socialista se produjo un fenómeno digno de consideración: la alianza del Partido Popular y la Iglesia Católica en una política de desestabilización político-institucional. En efecto, la iglesia católica utilizando su  influyente cadena de radios COPE realizo una política de desestabilización del nuevo gobierno socialdemócrata dando sus micrófonos a un plantel de periodistas de extrema derecha empeñados en una política de propaganda sucia sobre el resultado electoral del Partido socialista. Los micrófonos de la cadena de la Conferencia Episcopal se pusieron al servicio de la extrema derecha. Mas tarde la Iglesia se unió al Partido de la derecha en la convocatoria de manifestaciones de cientos de miles de personas en contra de la modernización del Código Civil español cuando se introdujo la igualdad civil en el matrimonio a los homosexuales.  

Pero la iglesia, sobre todo, ha estado presionando contra la reforma educativa que tenia prevista el Gobierno, reforma que ha sido abortada por esas presiones protagonizadas por el principal partido de la oposición en alianza con la Iglesia Católica.  De hecho el gobierno ha tenido que conversar con el Vaticano alertando de la extraña posición política de la jerarquía católica española. Y quizás como gesto de  buena fe el Gobierno socialdemócrata ha tenido que nombrar para la Santa Sede un embajador con un perfil muy complaciente  con la Iglesia Católica.

La derecha política española intenta asociarse al catolicismo incluso va mas allá al asociar una supuesta identidad nacional con el catolicismo como claramente se puede comprobar por las declaraciones en  una exclusiva y extraña declaración del  expresidente de gobierno  José Maria Aznar al periódico ginebrino “Le temps”,el jueves 9 de marzo del año 2006. La periodista hace la siguiente pregunta al expresidente: “porque el Partido Popular, fomenta la movilización política de los obispos que se manifiestan  regularmente en contra de Zapatero, mientras que en Europa se intentan, por el contrario, desactivar las influencias religiosas sobre la política? Y el presidente contesta. “Quien mejor que los obispos para defender a la religión católica? España es un Estado no confesional  pero la iglesia católica tiene el derecho de defender sus opiniones. El gobierno Zapatero intenta dividir a la sociedad sobre el tema religioso y eso es nefasto. Es una política de venganza que nos devuelve al pasado, Y además se ataca los fundamentos morales de la sociedad española, con la instauración, sobre todo, del matrimonio homosexual”…Lo curioso de esta declaración es que el expresidente del Gobierno identifica los fundamentos morales de la sociedad española con la visión moral  del catolicismo sobre la homosexualidad. Es evidente que estas declaraciones no son racionales y estas simplemente amparadas en unas creencias particulares de este político que sin embargo le gustaría que estuvieran también presidiendo la actuación pública. 

La iglesia católica, en definitiva, durante estos cinco años ha tenido tres fases claras: 

-La primera se ha aliado al PP para desestabilizar al gobierno y poner en cuestión los resultados electorales. 

-En la segunda fase ha lanzado una política de movilización, en alianza con el PP, en defensa de la escuela católica y porque la legislación mantuviera esquemas morales ultrarreaccionarios y conservadores. 

-En la tercera fase, a actual, mantiene una política de acoso al gobierno pero planteando puentes de negociación para garantizar su financiación y sus privilegios.

La segunda victoria del PSOE de Zapatero esta caracterizada por dos o tres elementos a tener en cuenta: 

-Una división del PP que puede desembocar en una ruptura política, con un liderazgo que gira hacia el centro derecha. 

-Una recesion y crisis económica severa que afecta a los asalariados bajos y con rentas medias. No es solo la crisis del ladrillo sino una recesión fuerte en muchos sectores económicos con efecto, también, sobre las rentas especulativas. 

-Un giro conservador del gobierno en todos los terrenos particularmente en la política económica y la inmigración. 

Desde esta perspectiva algunas cuestiones como la reforma del tratamiento del aborto en el código penal pueden tener un efecto positivo sobre el electorado “progresista “del gobierno. En realidad las políticas que avanzan en el  terreno de las libertades individuales suelen ser de “calculo” en cuestiones que estan ya tan maduras que solo había que empujarlas y que en verdad son conquistas sociales ya ganadas. Es una especie de progresismo elitista que verdaderamente no asusta ni escandaliza a nadie.  

Pero en el ámbito de las relaciones Estado-Iglesia la política del gobierno es una patraña. 

El gobierno no avanza nada en la separación: la financiación permanece sobre unas bases identicas a las existentes , el acuerdo con la Santa Sede permanece inamovible y en todo caso se habla de una renovación del mismo; el anuncio de una reforma de la ley de libertada religiosa-que la Asociación “Europa Laica” viene reclamando de forma pionera- nos tememos que sea una ley de apuntalamiento de un sistema seudo confesional; en el terreno educativo la frase de la exdirectora de la biblioteca nacional Rosa Regás “ la enseñanza en España es una vergüenza” creo que resume  la perfección el estado de deterioro de la misma. El fortalecimiento del sistema mixto de los colegios concertados/ públicos es básica para entender ese deterioro. Si no se avanza en una verdadera reforma educativa es difícil hablar de laicismo en España. En este terreno, el Gobierno parece haber tirado la toalla. Las Comunidades Autónomas realizan una política nada ambiciosa dejando cada vez más la educación en manos de las congregaciones religiosas y la iniciativa privada. Cada vez se produce un salida mayor de escolarizados en los colegios públicos, sobre todo en las grandes áreas metropolitanas donde se concentra el grueso de la inmigración mas reciente. El mantenimiento de las clases de adoctrinamiento religioso en los colegios públicos  también ha sido una claudicación del PSOE.  

El Partido Popular en su giro al centro derecha va intentar desembarazarse de la carga clerical. Ahora bien la Iglesia seguirá apoyando las opciones políticas de derechas ya que  la Iglesia y la derecha en España están intrínsecamente unidas. El partido socialista intentará utilizar electoralmente alguna crispación con los obispos pero en realidad el programa que esta realizando es un programa de centro- derecha que también esta contentado a la Iglesia Católica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...