La presidenta del parlamento vasco y otros representantes institucionales participan en la misa y procesión de San Ignacio en Azpeitia (Gipuzkoa)

Representantes institucionales han asistido hoy en Azpeitia (Gipuzkoa) a los actos organizados con motivo de la festividad de San Ignacio, entre ellos la tradicional misa presidida por el obispo donostiarra, José Ignacio Munilla, quien ha criticado la difusión de «falsas espiritualidades».

Entre las autoridades que se han desplazado a Azpeitia se encontraban las consejeras Arantxa Tapia y María Jesús San José; la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria; el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; la presidenta de las Juntas Generales de este territorio, Eider Mendoza, y el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria.

Todos ellos han participado en la procesión que ha partido, sobre las diez de la mañana, desde los arcos del Ayuntamiento, frente al cual se ha concentrado un grupo de pensionistas para exigir una retribución mínima de 1.080 euros.

La consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha asegurado en declaraciones a los periodistas que «se ha trabajado en el Congreso de los Diputados para conseguir subir las pensiones, al menos ese IPC», pero ha recalcado que, en todo caso, «la competencia y la responsabilidad» en este asunto «está en Madrid».

En cuanto a las informaciones que apuntan a un posible acercamiento de presos de ETA a cárceles vascas este verano, Tapia se ha remitido a las declaraciones realizadas el lunes por el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, y ha apelado a la «discreción».

Respecto a la reclamación de Euskadi de la transferencia del Puerto de Pasaia, Tapia ha reconocido que la «transferencia es complicada», pero ha dicho que hay voluntad por parte del Ministerio de Fomento a analizarla.

Al término del desfile de autoridades, algunos representantes institucionales han asistido a la misa oficiada por Munilla en la basílica de Loyola, frente a la cual se han concentrado dos centenares de representantes de la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, que han entregado a Bakartxo Tejeria un escrito con sus reivindicaciones.

Naike Díez, hijo del exsecretario general de LAB Rafa Díez, ha asegurado que los presos no pueden ser «objeto de negociación política» ya que «está en juego la vida de muchas personas» y ha urgido a poner «fin» a la «política de dispersión».

En el interior del templo, Munilla ha criticado que «la cultura dominante parece valorar la espiritualidad como una mera búsqueda de relajación o de paz interior, pero sin un encuentro personal con Dios, y sin que implique una transformación de nuestra vida».

«Vivimos en un contexto en el que se difunden falsas espiritualidades bajo el signo de la llamada nueva era», ha rechazado Munilla, al tiempo que ha lamentado que la espiritualidad sea «reducida a una autoayuda, a un producto de consumo, olvidando que el acontecimiento central que da razón de ser al cristianismo es la iniciativa divina».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...