La Junta defiende que la Mezquita debe ser pública aunque la gestione la Iglesia y la alcaldesa asegura que se preservará el uso católico en la Mezquita-Catedral

Las autoridades del PSOE en la Junta y el Ayuntamiento, rápidamente, enfrían las expectativas generadas con el Informe sobre la mezquita, sobre ese inmueble, cuyo uso bien podrá ser similar a Santa Sofía, un museo, y que ahora pretenden dejar todo igual. Una actitud reflejo de lo que puede pasar respecto al resto de inmuebles inmatriculados por la Iglesia católica. Unos bienes que en unos casos deberán a sus gestores y propietarios anteriores (plazas, eras, campos de deportes,…) y otros, los de Patrimonio histórico que deben pasar directamente al Patrimonio del Estado.


El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha afirmado hoy que la Junta «ha defendido siempre que la Mezquita es de todos los cordobeses», aunque no tiene «nada que decir de la gestión», que «puede seguir» correspondiendo a la Iglesia.

«Entendemos que debe ser un edificio público como antes de la inmatriculación», ha señalado en rueda de prensa Vázquez, tras el resultado del informe de la comisión de expertos que se dio a conocer el sábado, que ha precisado que «puede ser público de titularidad pero en la gestión puede seguir la Iglesia, como en las últimas décadas».

Ha resaltado que «es importante devolver a lo público lo que era de todos los cordobeses» y que las inmatriculaciones las permitieron «una ley del PP» y son «una puerta que chirría cuando se mueve», porque «lo que era público no puede pasar a manos privadas».

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha hecho un llamamiento a la «tranquilidad» de los católicos, pues el planteamiento del Ayuntamiento es «respetar y de alguna manera preservar el culto católico dentro de la Mezquita-Catedral».

La alcaldesa se ha referido hoy a preguntas de los periodistas a los efectos que podría tener el informe de la comisión sobre la Mezquita-Catedral, encargado por el Ayuntamiento de Córdoba, y que defiende que el templo «nunca» fue propiedad de la Iglesia y plantea recurrir al Tribunal Constitucional (TC) la inmatriculación del monumento que se llevó a cabo en el 2006.

En este sentido, ha trasladado que dicho texto será objeto de un análisis detenido, y que se le trasladará al Gobierno de España y al de Andalucía, que «son otras instituciones las que tienen que tomar decisiones» al respecto, siempre con el objetivo de «retrotraer la situación con anterioridad a 2006 y que la Mezquita-Catedral siga siendo de dominio público».

«El planteamiento es titularidad pública, dominio público, propiedad del pueblo de Córdoba para la Mezquita-Catedral, y respeto total y absoluto al culto católico», ha especificado la alcaldesa, que no ha precisado si el Ayuntamiento va a liderar cualquier acción que se tome sobre la titularidad del templo, aunque ha apelado que la «responsabilidad» es la de «acompañar» esta estrategia.

Además, ha aclarado que el Consistorio va a seguir «ofreciendo la mano y los espacios de colaboración» al Cabildo para la gestión del templo y para las cuestiones que tienen que ver con la marca Córdoba y la Mezquita-Catedral de Córdoba.

Ha rechazado que este informe pueda generar «crispación», dado que simplemente ofrece «un análisis riguroso» de cuál ha sido la relación entre la Mezquita-Catedral y la ciudad de Córdoba, y por que «solo persigue volver a la situación que siempre ha tenido» el conjunto monumental.

Respecto a las críticas que han suscitado en los últimos días las conclusiones de los expertos, la regidora se ha detenido en las declaraciones del candidato del PP a la Alcaldía de Córdoba, José María Bellido, quien aseguró que el documento «tiene menos papeles que la tesis de Pedro Sánchez».

A este respecto, la alcaldesa ha calificado de «llamativo» el hecho de que Bellido defienda que «la titularidad tenga que ser de la jerarquía» eclesiástica y «no se haya puesto del lado de los cordobeses».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...