La Jornada sobre la NADA se llena de contenidos. (Debida Atención Educativa)

La jornada sobre la Debida Atención Educativa, organizada por Centro de Profesores de Cuenca y celebrada ayer, 4 de mayo de 2009, en la Residencia Universitaria Alonso de Ojeda, sumó a su éxito de convocatoria un alto nivel de debate que puso de relevancia la importancia y el interés que esta clase despierta entre el profesorado.
La Debida Atención Educativa (DAE), es la que, como dicta la Disposición Adicional Primera de la Ley de Educación, deberían recibir los alumnos que no escogen religión. Sin embargo, la falta de definición y concreción al respecto ha generado un desconcierto en todo el estamento educativo que se enfrenta con muchas dudas a la hora de abordar una programación adecuada para estas dos horas semanales del horario escolar.
Como expuso Eduardo Soto, coordinador de Cuenca Laica, durante su intervención, “la DAE no se toma como un deber, como una clase más; no existe un consenso claro sobre sus posibilidades educativas y la Debida Atención Educativa fluctúa a la baja en todo el estado español. No tiene objetivos útiles, ni un programa definido, no dispone de metodología ni recursos, no aparece claramente en el horario, ni en las notas. En muchos casos esta hora supone una disrupción pedagógica, una hora en la que el alumno pierde la capacidad de concentración y de atención, una actitud que puede heredarse para las siguientes horas lectivas”.

La secretaria de la FAMPA, Amparo Sauquillo, fue concisa y contundente: “Los padres no saben lo que sus hijos hacen en esa hora y quieren claridad, que se unifiquen criterios para saber a qué atenerse”. El representante de USO, Eloy de la Fuente, reconoció que la clase de DAE significaba una incertidumbre para el profesorado que se resolvía de un modo muy irregular, y sugirió unos criterios mínimos de legalidad y contenido que centraran esta actividad que debiera poder ser impartida por cualquier profesor y verse sometida a un mínimo control. Por su parte, los sindicatos CCOO y UGT reivindicaron el laicismo estatal y reclamaron la necesaria, lógica e inmediata salida de la religión católica de la enseñanza pública como la solución más clara al problema. “No podemos permitir que la organización de los tiempos escolares sigan realizándose en función de la clase de religión” puntualizó Rosa Zafra de STES-CLM.

Inauguró la sesión el Delegado de Educación, Eugenio Alfaro, que leyó un comunicado emitido por el convaleciente Pedro Pablo Novillo, Viceconsejero de Educación de Castilla La Mancha, por el que se explicó que la obligatoriedad de programar religión en la escuela se heredaba de los acuerdos con el Vaticano y que el espíritu de la Ley perseguía la no obligatoriedad a los padres que no escogían religión de que sus hijos tuvieran que cursar ninguna asignatura a cambio.

Justificó la “clase de nada” como una necesidad precisamente de no imposición, alegando que “es como si a todos nos obligaran a ir al fútbol mientras los católicos están en misa”. Eduardo Soto abundó en el ejemplo “la clase de nada es como si mientras ellos están en misa nosotros nos tuviéramos que quedar en casa en silencio y con los brazos cruzados; no queremos una clase de NADA, queremos Educación para nuestros hijos”.

La opinión de los profesores presentes puso de manifiesto que la DAE se improvisa aunque todos se preocupan de que no sea una clase de NADA, pues en muchos casos, incluso contraviniendo la Ley, se ofrece a los chavales clases de refuerzo o apoyo.

Se presentó durante la jornada el dictamen del Defensor del Pueblo de CLM, José Manuel Martínez Cenzano, con respecto a la queja que se le presentó al respecto, y en la que se resolvía que: “la función inspectora y de control que desarrolle esa Consejería de Educación tendrá por finalidad constatar que la implantación del Proyecto Educativo actualmente en fase de adaptación se ajusta a los requisitos legal y reglamentariamente exigibles, y más en concreto, que el instrumento pedagógico prevé para el alumnado una atención adecuada”. La inspectora jefe de Educación, Virginia López Belinchón, aclaró que el plazo para la implantación del Proyecto Educativo expiraba este año 2009 y que es “a partir de ese momento cuando se podrá exigir a los Centros que la DAE  disponga de las adecuadas medidas organizativas”.

Tras el debate, Elsa Punset, filósofa y comunicadora, abrió el turno de aportar alternativas viables para ofrecer durante la clase de DAE, aproximando a los oyentes al novedoso y pujante concepto de la Inteligencia Emocional (IE). Elsa aclaró que “la IE no es un ámbito ideológico, ni una etiqueta más; debajo de cada pensamiento racional hay una emoción y sólo aprendemos en el punto óptimo entre el aburrimiento y el stress”. Aportó experiencias reales con prácticas realizadas en EEUU, Suecia y en Gran Bretaña (progama SEAL) con resultados muy positivos para el clima socioemocional de las aulas y una mejora sustancial en los resultados lectivos del alumnado implicado.

Por la tarde, Jose María Asencio, del Instituto “La Asunción” de Elche detalló la magnífica labor desarrollada con el proyecto de Animación a la Lectura desarrollado por él en este centro sirviéndose de las clases de DAE. A continuación se barajó una batería de hasta 40 posibles alternativas para la clase de DAE: Programas de enriquecimiento instrumental sobre funciones cognitivas, Cursos de gramática de la Fantasía, Juegos de comunicación y debate,  Dinámicas para las  habilidades sociales en el aula, Actividades sobre interpretación de medios audiovisuales, Desarrollo y organización de actividades de voluntariado, Mejora de las técnicas de estudio, etc.

Alejandro Dolz, director del CEP de Cuenca, cerró las jornadas valorando muy positivamente su evolución y resultados, y destacando los puntos en común: que los Programas Educativos de 2009 deberán reflejar claramente las medidas organizativas para la DAE y que los Centros son los encargados de responsabilizarse de lo que debe hacerse en la DAE, añadiendo que la propia ambigüedad de la Ley incita a trabajar en positivo y buscar soluciones creativas para dotar de contenido esas horas lectivas.

Para más información:
Alejandro Dolz, CEP Cuenca: 969 23 12 18
Eugenio Alfaro, Delegado de Educación: 969 17 64 02
Virginia López, Inspectora Jefe: 969 17 63 60
Eduardo Soto, Cuenca Laica: 676 27 99 44/ 01 559 12 90

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...