La Fundación Alternativas aboga por eliminar todos los símbolos religiosos en centros públicos

La Fundación Alternativas, considerada como «laboratorio de ideas» del PSOE, instó ayer al Gobierno a modificar la legislación para eliminar «la presencia de símbolos religiosos en centros públicos» así como «la prohibición de símbolos religiosos en las manifestaciones institucionales o en los actos organizados por los poderes públicos».
 
En la presentación del documento «Laicidad, manifestaciones religiosas e instituciones públicas», este organismo de cuyo patronato forman parte, entre otros, el presidente Zapatero y el ex presidente González, así como la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, propone «la elaboración y aprobación de dos leyes», la primera de las cuales regularía la asistencia religiosa en centros públicos, mientras que la segunda prohibiría «la participación religiosa en ceremonias oficiales, la presencia oficial o de cargos públicos en ceremonias religiosas y la presencia de símbolos religiosos u objetos religiosos en lugares públicos».
La tesis de la Fundación Alternativas argumenta que «el estado laico -como definen a nuestro país- tiene el deber de que en los espacios tutelados por los poderes públicos, como las escuelas públicas, no exista confusión entre lo público y lo religioso, y que la presencia de manifestaciones religiosas no lesione la convivencia pacífica entre sus ciudadanos».
Por ello, cuando los símbolos utilizados en actividades públicas -funerales de Estado, crucifijos o Biblias en tomas de posesión- tengan «un carácter estrictamente religioso, cabe hablar de un elemento inconstitucional».
La Fundación reclama que los representantes de la ciudadanía no acudan como tales a dichas manifestaciones, dado que «la participación de los poderes públicos en actos o manifestaciones religiosas vulnera el principio de laicidad».
En cuanto a la presencia de crucifijos o imágenes religiosas en los centros públicos, entiende que «es contraria a los principios constitucionales», ya que «supone una inequívoca voluntad del Estado de poner a la religión simbolizada en el centro de la vida pública, como verdad absoluta».
Consideras la presencia de estos símbolos en la escuela pública como «una reminiscencia histórica en vías de extinción».
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...