La fe de la Iglesia Católica mueve montañas…. de dinero

Desde la última desamortización de Mendizábal hasta nuestros días, menos de dos siglos, la inmemorial Iglesia Católica ha ido acumulando un capital que supera los 30 billones de euros. Para lograrlo ha utilizado dos vías.

La primera su argumentario de ventas. Si parte de tu herencia va a la Iglesia tienes ganado el cielo. La proposición es irrenunciable para quienes han pecado mucho.

Ademas no pieden nada en vida y si hay algo mas allá ya tienes a quien te defienda… Pero si acaso fallaba la cosa de la fé está lo más terrenal de presionar al Gobierno.

Y asi llegamos a las inmatriculaciones. Con la firma de Obispo cualquier bien de propiedad pública se transfiere a la Iglesia Católica. Sólo desde desde 1998, gracias a Aznar, la Iglesia inscribió a su nombre unos 4.500 bienes inmuebles pertenecientes al pueblo o a particulares. Cementerios, pisos, terrenos, huertos, parroquias e incluso catedrales que la Iglesia inmatriculó.

Antes de Aznar, cincuenta años antes, ya habían iniciado el proceso bajo el manto protector de un Franco agradecido por el apoyo de la Iglesia a su golpe de estado y a al fusilamiento de más de cien mil ciudanos españoles que apoyaron el orden constitucional.

Ahora el tema vuelve a ponerse de moda por una Proposición No de Ley aprobada en abril de 2017 que da origen a esta decisión instaba al Ejecutivo a publicar la relación de bienes inmatriculados por la Iglesia solo tras la reforma de la Ley Hipotecaria de 1998 y hasta 2015, cuando una modificación legal puso fin a este privilegio.

El Gobierno debía solicitar “al Colegio de Registradores de la Propiedad una relación de todas las inmatriculaciones llevadas a cabo por vía del artículo 206 de la Ley Hipotecaria, que fue derogado por la Ley 13/2015, de 24 de junio, de Reforma de la Ley Hipotecaria, desde 1998 hasta la citada derogación”. Por supuesto,  la iniciativa apoyada por todos los grupos parlamentarios contó con el voto en contra de PP y Ciudadanos.

Pero no solo de propiedades inmobiliarias vive la Iglesia Católica. Cada año en el baland e de pérdidas y ganancias la Iglesia S.A factura más de 30.000 millones de pesetas, lo mismo que supone el presupuesto de la Junta de Andalucia. De ellos más de 11.000 millones proceden directamente del Estado. Es decir la Iglesia Católica no paga ni un euro en impuestos y recibe 11.000 millones de los impuestos. Además recibe otros 18.000 millones mas de alquileres y explotación de inmuebles que no son suyos. En total la Iglesia Católica roba a la sociedad española 30.000 mil millones que le permiten, entre otras cosas costruir un dúplex de lujo en el centro de Madrid al ex arzobispo Rouco Varela o financiar con 10 millones de euros anuales una cadena de televisión de la extrema derecha 13 TV.

Y todas estas cifras vienen directamente de la Conferencia Episcopal, y de de la auditora KPMG, que cifraba en 32.520 millones de euros, el negocio dce la fe católica utilizado datos de 2014.

La mayor parte de estos más de 30.000 millones de euros, 22.620 millones en concreto, se generan a través de los más de 3.000 bienes inmuebles de interés cultural expropiados por la Iglesia y de los que 18 son Patrimonio de la Humanidad, 78 catedrales y 3.072 bienes de interés cultural que no son catedrales. De los 22.620 millones, 11.170 se generan por impacto directo, siendo el resto por impacto indirecto e inducido.

Los que llevan años luchando contra este favoritismo e incluso vinmculación directa de Iglesia Catolica/Estado esta la asociación Europa Laica, que plantea la necesidad de sacar la religión de la escuela pública y reformas legislativas como de la Ley Hipotecaria y la Ley de Mecenazgo que acaben con los privilegios de los que goza la Conferencia Episcopal Española.

“La Iglesia Católica es la mayor propietaria de este país después del Estado y no sé si después del Estado”, asegura Delgado, que denuncia la dificultad de conocer al detalle el patrimonio de la Iglesia dado que no existen registros al respecto, sobre todo a nivel local. “La Iglesia Católica está considerada como un ente público y tiene potestad para registrar bienes en un registro de la propiedad nada más que con su firma”, explica. A ello se añade que la Iglesia está exenta de pagar una serie de impuestos como el IBI, el de de Sucesiones, etc., lo que detrae ingresos públicos a muchos municipios que son los que más mermadas tienen sus arcas.

Europa Laica calcula que la Iglesia, a parte de los ingresos inmobiliarios, se lleva al año, entre exenciones e ingresos varios, 11.000 millones de euros, el 1% del PIB. Pero incluso podría ser mucho más: “hay un montón de patrimonio oculto, es una corporación tremenda, con mucho poder”, señala. La organización también plantea reformar la Constitución para garantizar la independencia efectiva del Estado con respecto a cualquier confesión religiosa, modificando los artículos 16 y 27 de la Carta Magna.  “Lo que pretendemos ahora es dar un pasito más y si se decide abrir un proceso constituyente pueda abordarse la laicidad y la libertad de conciencia”, señala. Y todo ello en una sociedad que cada día es menos católica. Con datos de la Conferencia Episcopal, en España cada año desciende el número de bautizos, a día de hoy se bautiza al 62% de los niños, mientras que no lo hace un 38%. Respecto a las bodas, solo un 30% son religiosas, mientras que el 70% restante son civiles. Respecto a los contribuyentes que marcan la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta está en torno al 32%, en la media del resto de países de la Unión Europea. “En España solo uno de cada tres ciudadanos se declara católico y si nos vamos a los jóvenes de hasta 35 años menos de la mitad”, señala.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...