La Conferencia Episcopal aumenta cada año la aportación a Cáritas, pero sólo es un 2 %, mientras la financiación pública es el 46 %

La Conferrencia Episcopal se vanagloria de sus aportaciones a Cáritas, pero pese a los incrementos realizados en los últimos años, su aportación es un mínimo 2% de los ingresos, apenas un millón y medio de euros, mientras que la financiación pública supera los 36 millones de euros y representa un 46 % de los ingresos previstos por Cáritas, según sus propios presupuestos para 2015, que pueden verse en su web.


La Conferencia Episcopal Española destina el 79% de sus ingresos a sostener los proyectos y gastos de cada diócesis, entre los que se encuentran las actividades de solidaridad que realiza Cáritas en cada obispado para con las personas más desfavorecidas. Desde la crisis económica en 2008, la CEE ha aumentado su partida anual para paliar las necesidades de las personas que acuden a esta ONG de la Iglesia católica.

Los obispos españoles han aumentado cada año su partida a Cáritas Española para paliar los efectos de la crisis y combatir el hambre y la pobreza, según recoge la última memoria anual de actividades de 2013 de la Conferencia Episcopal Española, publicada en su página web.

Esta aportación extraordinaria ha supuesto un incremento del 2,4% del total de ingresos que recibe la Iglesia Española. La mayoría de las sedes de cáritas diocesanas están gestionadas por los párrocos y el mantenimiento de las mismas (luz, agua, gastos fijos y variables) corren a cargo del obispado.

En 2014, la Confederación de Cáritas Española destinó más de 305 millones de euros en su rede de proyectos, dinero que proviene, o bien de la Iglesia Católica, o bien de la recaudación del IRPF por la casilla “otros fines sociales”.

Cruz Roja y Cáritas son las dos ONG españolas que reciben más dinero del importe que recauda el Estado de la declaración de la renta de los ciudadanos. Más de 300 entidades sociales concurren a la financiación del IRPF que proviene de la casilla “proyectos sociales”.

Fuentes del sector social de la Iglesia Católica afirman a Religión Confidencial que sería muy positivo que los ciudadanos, al hacer la declaración de la renta, pusieran la X en las dos opciones posibles, es decir, elegir el destino de una parte de sus impuestos (el 0,7% del IRPF) a entidades sociales y a ONG, optar por el sostenimiento económico de la Iglesia Católica o simultanear ambas opciones, señalando las dos casillas. Si los contribuyentes no ponen la X en ningunas de las dos casillas, se lo queda el Estado.

Las mismas fuentes recuerdan a Religión Confidencial que todas las ONG y entidades no lucrativas, destinan una parte mínima de sus fondos a dar a conocer sus proyectos y necesidades, ya sea en campañas en medios de comunicación, en redes sociales, en sus propias web, etc.

Para dar a conocer sus proyectos y pedir financiación, la Iglesia Católica destina el 1,6% de sus ingresos a realizar campañas en los medios para obtener financiación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...