La alcaldesa de Córdoba entrega la insignia de oro de la ciudad a la hermandad de la Esperanza

La alcaldesa (PSOE) entrega a la hermandad la insignia de oro de la ciudad, aunque la lluvia frusta la salida extraordinaria y la entrega a las puertas del Ayuntamiento. Si se celebró la eucaristía en la Catedral como estaba previsto.

La lluvia frustró ayer la salida extraordinaria de la hermandad de la Esperanza, una procesión que llevaría a los titulares de la cofradía a la Catedral, donde estaba previsto que presidieran un pontifical por su 75 aniversario fundacional.

Cientos de personas con paraguas en mano se encontraban desde poco después de las tres de la tarde en las puertas de la iglesia de San Andrés esperando la decisión de la junta de gobierno de la cofradía. Una decisión que, ante las malas previsiones meteorológicas, no se hizo esperar. De este modo, la hermanad, a través de un comunicado en su cuenta oficial de twitter, anunciaba que la corporación suspendía la salida extraordinaria, si bien mantenía la misa en la Catedral, prevista para las 19.30 horas.

En el interior del templo todo era desilusión, visiblemente mostrada en los rostros de los hermanos de la Esperanza, que no escondían las lágrimas ante este contratiempo.

Por su parte, el obispo de la diócesis, Demetrio Fernández, que visitó a la cofradía, alentó a los hermanos en esta amarga situación.

También la hermandad contó con la visita del presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, y la alcaldesa de la ciudad, Isabel Ambrosio, quien le entregó al hermano mayor la insignia de oro de la ciudad, un acto que estaba previsto que se celebrara a las puertas del Ayuntamiento al paso de la cofradía. La alcaldesa, que se mostró muy amable con los dirigentes de la Esperanza, tomó poco después el llamador del palio para hacer una levantá .

También la música estuvo presente ante los titulares de la hermandad. Así, la banda de la Esperanza interpretó la marcha He ahí la Esperanza , compuesta por Rafael Wals con motivo del 75 aniversario, tras la cual sonó Esperanza cordobesa .

Poco después, las puertas de San Andrés se abrieron de par en par para el disfrute de los cientos de personas que abarrotaban la entrada y que, a pesar de la lluvia, permanecieron estoicamente para ver a los titulares de la popular cofradía del Domingo de Ramos.

La hermandad había trabajado con ilusión para esta histórica jornada, prueba de ello era el exorno de los pasos. El Señor de las Penas, con un friso con diversas variedades de flores en tonos violáceos, y la Virgen de la Esperanza, con todo el paso exornado de nardos. Asimismo, parte del recorrido estaba adornado con guirnaldas en color verde y blanco con diversas pancartas en honor de los titulares de la hermandad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...