HRW pide excluir a Arabia Saudí de los Juegos si no admite a mujeres

El país anunció su intención de incluir féminas en su equipo olímpico, pero a dos semanas de Londres 2012 aún no ha concretado ese compromiso

Si Arabia Saudí pensaba que con anunciar su voluntad de incluir mujeres en su equipo olímpico bastaba para librarse de la presión internacional, su estrategia ha fallado. La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) pide que se le prohíba participar en los Juegos de Londres si no concreta ese compromiso y presenta a alguna atleta. A dos semanas de la cita olímpica, el Reino del Desierto es el único del mundo que solo estará representado por hombres. Para HRW, se trata de “una clara violación de la Carta Olímpica”.

La Embajada saudí en Londres anunció a finales del mes pasado que su comité nacional supervisaría “la participación de mujeres atletas que pudieran cualificarse”. Aunque fue recibida con cautela, la medida suponía romper un tabú que en ese país había impedido hasta ahora que se considerara siquiera la presencia femenina en una competición deportiva. La discriminación institucionalizada que sufre la mujer en ese país, donde necesita un guardián toda su vida, alcanza también al deporte del que está virtualmente excluida.

Sin embargo, esta semana el diario Al Sharq al Awsat (de capital saudí, pero que se publica en Londres) ha dejado claro que “no habrá mujeres en el equipo”. En un comunicado difundido ayer, HRW calificó el cambio de “revés” y “promesa rota".

Dada la dificultad para encontrar atletas mujeres en un país en el que a las niñas se les niega la educación física en las escuelas públicas y cuando crecen carecen de instalaciones deportivas y tienen prohibido el acceso a los estadios, todos los ojos se fijaron en Dalma Malhas. Esta joven amazona saudí, que se ha entrenado fuera, ya participó a título privado en los juegos olímpicos juveniles de Singapur, donde ganó un bronce en salto. Sin embargo, una lesión de su caballo hacía imposible su participación en Londres. Pero no es la única posibilidad. Las activistas saudíes enseguida mencionaron a Alia Abutayah Alhwiti, otra amazona que en la actualidad estudia en Londres.

“No se trata de que los saudíes no puedan encontrar una atleta, sino de que sus políticas discriminatorias han impedido que surja una”, interpreta Minky Worden, directora de Iniciativas Globales de HRW.

El Comité Olímpico Internacional contempla los llamados “puestos universales” en atletismo y otros deportes para aquellos países que consiguen poca representación en los Juegos. Tras el anuncio de la Embajada saudí en Londres, se esperaba que Riad hiciera uso de esa prerrogativa.

“El fondo de la cuestión es que Arabia Saudí ha roto su promesa, está violando las normas y no debiera ser autorizada a participar en los Juegos de Londres mientras siga excluyendo a mujeres de su equipo”, subraya Worden.

No sería la primera vez que el Comité Olímpico Internacional adoptara una medida así. Lo hizo en el año 2000 cuando prohibió la participación de Afganistán, gobernado entonces por los talibanes que también excluían a las mujeres del deporte, entre otras discriminaciones. Con anterioridad, se castigó a la Sudáfrica del apartheid. Desde los Juegos de Atlanta ha habido un movimiento reclamando presión internacional para que todos los países tengan equipos mixtos.

Los otros dos casos que nunca habían enviado mujeres a los Juegos, Qatar y Brunei, han confirmado la presencia de féminas en los equipos que van a representarles en Londres. En el emirato de Qatar, un país con una sociedad tan conservadora como la saudí y que también sigue la interpretación wahabí del islam, las autoridades han dado un paso a favor de la presencia femenina en el deporte y el año pasado lo probaron cuando acogieron los Juegos Árabes.

La amazona saudí Dalma Malhas cabalgando sobre el Flash Top Hat en Singapur. / Xiang Mei / HANDOUT (EFE)

Archivos de imagen relacionados

  • amazona Arabia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...