Griñán acusa al Gobierno de equiparar la religión con la Constitución

El presidente andaluz rechaza la reforma educativa y acusa al ministerio de no jugar limpio

Por motivos obvios, al Gobierno andaluz le preocupa poco el blindaje de la lengua castellana que el Ministerio de Educación quiere cerrar en su reforma educativa. Sin embargo, la Junta de Andalucía (gobernada por PSOE e IU) tampoco está de acuerdo con la norma que quiere sacar adelante el Gobierno central.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha centrado este martes sus críticas en la supresión de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que está avalada por el Tribunal Supremo. Griñán ha criticado que el Gobierno suprima esta materia y deje la nueva asignatura (Valores Culturales y Sociales en primaria y Valores Éticos en secundaria) como una simple alternativa a Religión, una histórica reclamación de la Iglesia católica que ahora se ve satisfecha.

Según Griñán, lo que hace el ministerio con esta medida es poner "la Constitución y la religión al mismo nivel", cuando la "religión no es obligatoria". "Es un modelo terrible", ha dicho el presidente andaluz sobre el conjunto de la reforma. En su opinión, el ministerio pretende "romper" con la igualdad de oportunidades en el sistema de enseñanza.

Griñán también ha reconocido el sentimiento de “frustración” que siente su Gobierno en general y, en particular, la consejería andaluza de Educación con la forma de actuar del ministerio. A finales de la semana pasada, la consejera Mar Moreno y la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, se reunieron en Madrid para abordar el proyecto de ley. Griñán ha recordado que, tras aquel encuentro, la Junta pensó que el departamento de José Ignacio Wert podría corregir algunos de los puntos más polémicos, algo que no ha ocurrido finalmente. "Creo que no se ha jugado limpio", ha resumido Griñán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...