Funeral irrespetuoso

El mundo es cada vez más inseguro por culpa del fanatismo y de la intolerancia. Y de ellos tenemos un enorme y vergonzoso ejemplo hoy en los mismos funerales por las víctimas de los atentados de Madrid.

 Sí, en la misma ceremonia de los funerales de Estado hay quienes están sacando sacrílega tajada de cadáveres.

En efecto: como denuncia un diario de Barcelona, no ha servido de nada que «una parte de los 190 muertos no sean católicos, sino rumanos y búlgaros ortodoxos, marroquíes musulmanes o, por qué no, españoles o latinoamericanos protestantes, judíos o no creyentes». A pesar de la demanda de muy distintas y respetables confesiones religiosas, y de lo que se hizo en Estados Unidos tras el 11-S, y del ejemplo de tolerancia que acaba de dar el gobierno Marruecos, al celebrar honras fúnebres interreligiosas por todas las víctimas del 11-M, el Gobierno español en funciones ha ordenado un funeral exclusivamente católico, y la Iglesia favorecida se ha aprovechado, con la más completa falta de aquella caridad que Jesús ponía como signo distintivo de su autenticidad, de ese inicuo y macabro privilegio.
Gestos como este ponen al desnudo, con la contundencia de los hechos indiscutibles, que tipo de jerarcas civiles y religiosos todavía padecemos, y quienes son los que fomentan el fanatismo y la inseguridad, la sangre que está recayendo hoy sobre nosotros y sobre nuestros hijos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...