En México debe legislarse con laicidad y republicanismo: Olga Sánchez

Enfatizó que en un Estado laico no se puede y no se debe legislar con base en posturas religiosas e ideológicas, refiriéndose a la penalización del aborto
La rectora Sara Ladrón de Guevara moderó la charla de quien fuera ministra de la SCJN por 20 años; “yo diría que es de las personas más influyentes del país”, expresó

La discusión y legislación sobre el aborto en el país debe hacerse con base en los principios de democracia, laicidad y republicanismo, y no por posturas religiosas e ideológicas, enfatizó Olga Sánchez Cordero, ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), durante la conferencia magistral dictada en el marco de la Jornada por el Derecho de las Mujeres a la Salud, que tuvo lugar el jueves 1 de junio en el Auditorio “Alfonso Medellín Zenil” del Museo de Antropología de Xalapa.

En su disertación, moderada por la rectora de la Universidad Veracruzana (UV), Sara Ladrón de Guevara, la jurista dijo tajantemente que en un Estado laico, como en el que vivimos, no se puede y no se debe legislar con base en posturas religiosas e ideológicas, por lo tanto los encargados de ello deben ejercer su trabajo considerando los principios de democracia, laicidad y republicanismo, en clara alusión a la penalización del aborto.

“No podemos tomar en consideración puntos de vista morales y religiosos, por eso los tribunales constitucionales y la SCJN determinan la interpretación estrictamente constitucional con base en los principios de pluralismo, democracia, laicidad, republicanismo, para expedir una norma”, reiteró.

Por ello, consideró que la tipificación como delito del aborto es una norma altamente discriminatoria pues se criminaliza a las más pobres entre las pobres; estas mujeres serán estigmatizadas dentro y fuera de la prisión, porque estarán sujetas a un proceso penal, serán condenadas, serán delincuentes y serán privadas de su libertad, advirtió.

“A veces, quienes las embarazan son quienes las llevan a abortar y a ellos no les pasa absolutamente nada, pueden seguir en la calle embarazando a cuánta mujer pase por su camino; por eso, creo que debemos preguntarnos si no es obviamente en extremo arbitraria la sanción que se le impone a una mujer.”

Subrayó que la penalización del aborto en diversos estados del país –incluido Veracruz– sólo ha dejado dos caminos a las mujeres: la muerte o la cárcel; así que quienes tengan recursos económicos tomarán un autobús a la Ciudad de México para realizarse un aborto y quienes no, seguirán muriendo desangradas o por complicaciones de salud.

Esta medida legal, apuntó Sánchez Cordero, no ha solucionado el problema de raíz, por el contrario, los gobiernos estatales han buscado recrudecer las penas; por ejemplo, en Guanajuato el aborto ha sido equiparado a homicidio calificado con el agravante de la línea de parentesco en grado consanguíneo, así que la pena es de 40 a 50 años en prisión.

Planteó que la mejor opción para atacar el problema es la prevención de embarazos no deseados, ya que se trata de un tema de salud pública.

“Hoy, tenemos una generación de niños hijos de niñas, no podemos taparnos los ojos ante esta realidad lacerante, porque en los estados no han permitido una educación sexual para las niñas, los niños y los adolescente.”

Por último, preguntó a los legisladores, académicos y ciudadanía, si la medida de penalizar una conducta de las mujeres es idónea, proporcional, necesaria y, sobre todo, razonable.

“Para imponerle a una mujer que comete el delito de aborto, la privación de su libertad y el quantum de la pena, es necesario preguntarnos si es idónea, proporcional, necesaria y razonable, que son los cuatro principios sobre los que se sustenta la penalización de una conducta, cualquiera que ésta sea en relación al bien jurídico que tutela: libertad, vida, patrimonio, integridad física, etcétera. No estoy en contra de la vida ni a favor del aborto, estoy en contra de que las mujeres vayan a la cárcel, de que se les penalice”, concluyó Olga Sánchez.

Al leer la ficha curricular de la ministra retirada, la rectora Sara Ladrón de Guevara comentó que Sánchez Cordero estudió la Licenciatura en Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y cuenta con estudios en Política Social y Administración en la University College of Swansea, Gran Bretaña.

“Sin duda ella es referente en nuestro país, a menudo se le ha llamado la mujer más influyente, yo diría que es de las personas más influyentes. Ha destacado como una de las abogadas y juristas más importantes; siempre ha tenido una posición reflexiva, coherente, pertinente y un pensamiento liberal, para defender los derechos universales en el país”, compartió.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...