El Obispado no ha devuelto aún la titularidad del centro vecinal de Los Molinos

Lo denunció hace un año el PSOE en un pleno, en el que los populares aseguraron que todo se debía a un error que estaba en trámites de resolverse

El centro vecinal de Los Molinos pese a ser municipal continúa engrosando oficialmente las listas de bienes inmuebles del Obispado de Almería. Ha pasado poco más de un año desde que el Grupo Municipal Socialista (GMS) denunciara durante un pleno municipal que la Diócesis almeriense se había «apropiado indebidamente» -en palabras de la exconcejala Déborah Serón- de este edificio público que forma parte de la geografía urbana del barrio desde finales del siglo XIX. Nada se sabe desde entonces.

Aquel 25 de agosto la noticia cayó como una bomba sobre la opinión pública. La casualidad hizo que los socialistas dieran con un expediente relativo a este edificio histórico que había abierto el Consistorio con el fin de aclarar su titularidad. Así lo revelaron en el pleno en el turno de ruegos y preguntas. Según se podía extraer de los documentos que atesoraban, desde el Obispado almeriense se había aprovechado un vericueto de la Ley Hipotecaria para inmatricular el edificio -hoy sede de la asociación de vecinos ‘San Antonio de los Molinos’- en el año 2008 como bien de su propiedad.

Enseguida salió el entonces concejal de Urbanismo, Pablo Venzal, a aclarar que no existía litigio alguno con la Diócesis a cuenta del centro vecinal: todo se debía a una equivocación. «El Obispado tiene propiedades cerca. Ha sido un error. El Ayuntamiento puede demostrar que es de su propiedad y el Obispado ha accedido a cambiar el edificio de titularidad», señaló el que también fue portavoz municipal, quien además tranquilizó a los socialistas en unas declaraciones realizadas a los medios tras el pleno. En ellas aseguró que el alcalde había tenido reuniones con el vicario y que se había llegado a un acuerdo «en silencio, sin miedo y defendiendo los intereses de Almería», según dijo.

Una prerrogativa

La antigua Escuela de los Molinos, construida en 1891 por iniciativa de la Asociación de la Prensa de Madrid en un gesto solidario tras unas dramáticas inundaciones, pasó a ser propiedad del Consistorio dos años después. Así está escrito en guarismos enormes en su peculiar fachada, esa en la que existe un gran reloj que no marca las horas. El tiempo parece haberse detenido en este singular enclave que también ha congelado el asunto de su titularidad desde que una prerrogativa incorporada en la Ley Hipotecaria en tiempos de José María Aznar abrió la posibilidad a la Iglesia de inmatricularse bienes inmuebles con tan solo la firma de un obispo.

Sin documentación, exclusivamente con la rúbrica del prelado y sobre aquellos lugares de culto o bienes sin dueño conocido en el registro de propiedad. Así sucedió en el edificio municipal de Los Molinos, único caso conocido en la ciudad de Almería.

Largos trámites

Pese a las palabras del equipo de gobierno tras aquel pleno de agosto, lo cierto es que poco se ha movido desde entonces. Desde Urbanismo, ahora responsabilidad de Ramón Fernández-Pacheco, se asegura que el asunto está en vías de solución y que no habrá ningún problema para recuperar la propiedad del centro.

Explican fuentes del área que el asunto se ha retomado a la vuelta de vacaciones, pues las elecciones y todo lo que estas conllevan habían supuesto la congelación de las conversaciones. Estas se han visto reanudadas precisamente hace pocos días aprovechando un acto en el que han coincidido ambas instituciones. Y en esas están el vicario general y el concejal de Urbanismo, quienes serán los que resuelvan un embrollo que ya se alarga por más de siete años.

¿Y la oposición? Durante el pasado mes de enero Déborah Serón volvió a preguntar por el asunto que ella mismo desveló meses antes durante el mencionado pleno. En un escueto comunicado le pedía al alcalde que «demostrase» con una «prueba fehaciente» si el centro había pasado a manos municipales. Obviamente no obtuvo respuesta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...