Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El laicismo de los políticos

La laicidad es un sistema que excluye a la iglesia del ejercicio del poder político o administrativo, y en particular de la enseñanza pública, así lo define cualquier diccionario y el tema, también lo subraya nuestra Constitución Política en los artículos 4 y 24.

Sin embargo, los políticos a la mexicana son muy dados a considerar la influencia eclesiástica según convenga a sus intereses partidistas, principalmente electorales, a sabiendas de que las iglesias, si bien no mueven montañas, sí tienen muchos adeptos que representan el maná de los políticos, o sea, votos.

Y bajo esa premisa los flirteos con las diferentes iglesias, principalmente con la católica, se dan de ida y vuelta. Unos para obtener canonjías y otros para obtener votos u opiniones favorables en ciertos temas espinosos, como el aborto, por ejemplo.

De ahí la influencia del clero en el ámbito del poder, actuando unas veces como cómplice y en otros como contrario.

Por eso hoy vemos al Presidente Felipe Calderón muy campechanamente ponerse a orar por la paz en la Basílica de Guadalupe; o a los diputados federales del PRI y el PAN brindar mayor campo de acción al clero apoyando reformas al artículo 24 de la Constitución; del mismo modo apreciamos a los izquierdosos mexicanos ver utilizar la palabra “Morena” para crear una facción partidista que haga más popular la política “amorosa” de su candidato a Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Los políticos, pues, nunca han tomado en serio la laicidad como un requisito para frenar las ambiciones eclesiásticas, más bien la flexibilizan tanto que las siguen acomodando en el ejercicio del poder.

Por eso, así como los clérigos corresponden con excepciones y favores especiales hacia los políticos, del mismo modo son reprendidos por quienes no reciben consideraciones especiales, tal como el arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello, quien pide al gobierno del cambio “no hacerse tontos con la transición”.

La iglesia y los políticos, se llevan fuerte, a veces, pero se siguen llevando……

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Colonoscopia

La plaza de Colón de Madrid se ha convertido, por desgracia, en el lugar en el que la derecha…
Leer más

Asombros liberales

La divisoria entre izquierda y derecha pasa por dos vectores fundamentales e inseparables, dice Oskar Lafontaine: el rechazo…
Total
0
Share