El islam en la escuela

La editorial católica SM elabora el primer libro que se publica en España para la asignatura de la religión musulmana en los colegios

A los seis años, un niño español educado en los valores cristianos aprende en el colegio quién es Dios y qué es la Biblia. Un musulmán de la misma edad estudia quién es Alá y qué el Corán. Al primero se le propondrá en clase de religión colorear con acuarelas la frase 'Dios es amor' que aparece en la primera lección de su libro de texto. Al segundo, quizá, se le enseñará a hacer un 'collage' con papeles y pegamento para que la expresión en árabe de 'Alá es grande', con la que en el islam se llama a la oración, se le acabe grabando en la memoria.

Sólo los conceptos de las distintas confesiones religiosas marcan diferencias entre los dos muchachos. Así lo asumió el Grupo Editorial SM -el de las colecciones infantiles 'El Barco de Vapor' y 'Gran Angular'- al aceptar el encargo de elaborar un libro de texto sobre cómo hablar de religión islámica a los niños para el primero de los seis cursos de la Educación Primaria, un proyecto pionero para la enseñanza en la escuela en Europa. Los responsables de la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide), colectivo que representa a 194 agrupaciones, el «75%» de las existentes, no tuvieron inconveniente en dejar en manos de una entidad católica (SM edita varias revistas de ese talante) el desarrollo de un texto pedagógico.

Lo que hoy llaman «un sueño cumplido». «Con este libro, se abren horizontes y se responde a muchas preguntas de niños, y de adultos», ha dicho Ryay Tatari, presidente de Ucide. ¿Alá es viejo o niño? ¿Y, Mahoma, es un ángel? El «sueño» ha sido mucho trabajo. Maxi Escalera, editor de publicaciones escolares de SM desde hace más de dos décadas, no imaginaba hace ahora dos años que pasaría largas horas en la mezquita de Abu Baker, conocida popularmente como 'mezquita de Tetuán', por el barrio madrileño donde se localiza, a poca distancia del estadio de fútbol Santiago Bernabéu.

Allí han tenido lugar durante meses las reuniones entre imanes y editores que han gestado 'Descubrir el islam', un libro de 112 páginas con todas las explicaciones en castellano y algunas, las menos, en árabe, y con recortables al final, destinado a niños musulmanes españoles de seis años. Hubo que descartar el viernes, día sagrado en el islam. De lunes a jueves, los imanes tienen sus tareas. Sábados y domingos se convertían en coeditores.

Muhammad y Allah

«Nuestra primera exigencia fue pedirles documentación». Recibieron un libro de texto de religión islámica que publica una editorial gala exclusivamente en árabe y unos cuadernos elaborados por profesores de islam de Ceuta y Melilla siguiendo el programa curricular básico para enseñar islam aprobado, como para otras religiones, por el Ministerio de Educación. «Después quisimos dejar bien claro que no haríamos un libro de enseñanza del árabe, sino de religión, y que en ningún caso se enfrentaría a los preceptos de la Constitución Española», recuerda Maxi Escalera, que tomó las riendas del proyecto.

Aunque adultos, lecciones han aprendido unos y otros. «En la religión islámica hay textos que sólo se pueden pronunciar en árabe», explicaron en Ucide. «Aparecerían tal cual, claro». «Estamos acostumbrados a hablar de Mahoma, el fundador del islam, con este nombre, pero ellos lo rechazan porque hay otra palabra en árabe, cerdo, que al pronunciarla suena parecido, y prefieren utilizar Muhammad, seguido de las letras 'BP' entre paréntesis, que significan 'la paz y la bendición estén con él'». Alá también se acabó escribiendo a la manera musulmana: Allah.

En Abu Baker se han tomado gran parte de las fotografías que ilustran 'Descubrir el islam'. No faltaron voluntarios que se prestaron a hacer simulaciones de gestos y situaciones. Hay una que representa a un padre dando el biberón a un bebé. «El hombre islamista no se identifica con esa imagen, que otorga a la mujer el papel de cuidar a los hijos», explicaron desde Ucide. «Pero así se comportan la mayor parte de las familias en España. Es un asunto de integración», revocaron en SM. La mayor parte de las mujeres fotografiadas para el libro no llevarían velo.

Tampoco se las fotografiaría, para no desagradar al musulmán, en bañador o bikini. Bien, pero los varones tampoco sin túnica. Hay imágenes de niños que se descalzan antes de orar. Llevan deportivas Nike. Como al profeta Mahoma no se puede representar en el islam, el ilustrador del libro, el prestigioso artista iraquí afincado en España Kadhim Shamhood, lo dibuja siempre espaldas. Alá no tiene forma humana en los diseños, es un halo de luz pintado de amarillo y naranja.

Ha sido Maxi Escalera el encargado de colar la pedagogía en cada planteamiento. «Al niño se le va haciendo descubrir las cosas. En algunos casos, a través de preguntas: ¿Te gusta leer?, ¿sabes leer?, ¿qué libros te gusta leer?, ¿sabes que hay un libro muy importante para ti?, se llama Corán, ¿de dónde ha salido el Corán?…», ejemplifica el coordinador editorial Maxi Escalera.

Hay tres grandes temas. 'En el nombre de Alá', donde se da a los estudiantes unas nociones primeras sobre el Dios de los musulmanes y su relación con el ser humano y la naturaleza, así como la vida del profeta Mahoma. 'Alá es único', donde se estudian los grandes pilares del islam y el testimonio de la fe musulmana. Y 'Alá es grande', en el que se da información sobre las principales oraciones, el trato a los padres y las festividades que celebra el islam. Y todo ello, explicado a la manera de un niño de seis años, en viñetas: cómo Alá se reveló a Mahoma, cómo sus seguidores pusieron por escrito lo que Alá le decía, porque Mahoma era analfabeto y no sabía leer ni escribir, cómo luego se enseñaban en las escuelas estos escritos…

Escribir al revés

Cada doble página es una clase de islam de una hora. Con los problemas de diseño y maquetación han lidiado Carmen Corrales y José Ugarte. Hubo que tener en cuenta que el árabe se lee y se escribe de izquierda a derecha, algo que causó algún que otro quebradero de cabeza, porque en casi todas las páginas aparece alguna inscripción en esta lengua. Los capítulos o 'suras' del Corán, por ejemplo, que cierran cada una de las diez lecciones del libro. Pero también ellos contaron con el sincero examen de los contenidos del libro que hicieron los niños que acuden a rezar a la mezquita de Tetuán. Los pequeños probaron los ejercicios propuestos y entendieron a la primera los planteamientos. El examen más duro, que se aprobó con nota.

Los 42.000 euros que han sido necesarios para financiar los 15.000 ejemplares de 'Descubrir el islam' que han salido de la imprenta proceden de la Fundación Pública Pluralismo y Convivencia, creada a iniciativa del Ministerio de Justicia en diciembre de 2004 con el objetivo de «promocionar la libertad religiosa», lo que ha cosechado algunas críticas desde que el libro salió a la luz.

Diálogo necesario

«Lo que demuestra que el problema de la convivencia y de las culturas, junto con la inmigración, es muy importante en esta sociedad. Y, si el islam no tiene la oportunidad de estudiarse junto con la Lengua y las Matemáticas para que la tradición musulmana pueda dialogar con la razón, no se logrará que se integre en la cultura occidental», considera Javier Cortés, director general del Grupo SM.

El libro no se vende en librerías ni colegios, sino que se distribuye al precio de 14,55 euros en las oficinas de Ucide. Está prevista su edición en catalán y gallego. Firman el manual Ryay Tatari y Mahamed Ajana, aunque el esquema pedagógico es obra de la editorial. En Ediciones SM ya está en marcha la siguiente unidad didáctica, 'Conocer el islam'. Habrá cinco libros más hasta completar los estudiantes de los seis cursos de Primaria. O para adultos que estén dispuestos a aprender, con la curiosidad de un niño, las claves de los preceptos de Alá.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...