El gobierno de Albalat (Valencia) excluye actos religiosos del programa de fiestas

El Ayuntamiento incorpora una nueva actividad a la misma hora que la tradicional misa en honor al Santísimo Cristo de las Ánimas

Como cada día 5 de septiembre, la localidad de Albalat dels Sorells celebra a las 12 de la mañana el acto «más importante» de las celebraciones religiosas que tienen lugar a lo largo de las fiestas del pueblo. A esta hora, numerosos vecinos del pueblo se dan cita en la iglesia para asistir a la misa en honor al Santísimo Cristo de las Ánimas. La diferencia es que este año, el nuevo equipo de gobierno ha programado a esa misma hora un reparto de horchata, fartons y granizado de limón y ha optado por no incluir en el libro de fiestas la programación de los actos religiosos que tienen el mismo horario.

«Al parecer, en el libro de fiestas de este año, alguien ha escrito que el sábado 5 de septiembre hay reparto de horchata y no ha puesto que ese mismo día a la misma hora hay también el acto más importante (cristianamente hablando) de las fiestas». Así mostraba el cura de la iglesia parroquial de la localidad su descontento al no aparecer la programación religiosa en los horarios de las fiestas de este año. Además, añadía que habría sido más fácil «copiar o calcar lo que se había escrito otros años o en caso de dudas, preguntar o consultar. No costaba nada», se lamentaban en un punto de la hoja de avisos parroquiales transmitida esta semana.

En la última legislatura, Albalat dels Sorells, había estado gobernando el PP, que fue desbancado por un pacto entre Compromís y PSPV tras los resultados de las últimas elecciones. «Nunca se había realizado una actividad como la que se ha incluido este año», declaraba el exalcalde del PP, José Tamarit, en relación a la inclusión del reparto de horchata y fartons entre las citas de las fiestas de este año.

Tamarit calificaba este gesto como una acción más para «desbaratar todo lo establecido y así construir lo que quieran construir», afirmó a este periódico el exalcalde, quién además añadió que se trataba de una simple «contraprogramación» para que la gente la gente se dividiera y no asistiera al acto religioso. Asimismo, tal y como informó la iglesia de la localidad, tampoco les consultaron ni la realización de la nueva actividad, ni la decisión de no incluir los actos religiosos en la programación festiva reflejada en el libro de fiestas.

Por su parte, Compromís justificó que esta cita no está incluida debido a «un error», ya que en un principio la misa estaba programada para las ocho de la tarde y no para las 12, por lo que no se pudo cambiar la programación una vez el libro ya estaba editado. Asimismo, lamentaron que el Partido Popular «intente sacar polémica de estos asuntos y no se preocupe de otros». A pesar de todo, el anuncio parroquial de Albalat dels Sorells indicaba que a las ocho de la tarde del polémico día 5 de septiembre se realizará una misa como comúnmente se celebra los domingos y a continuación la «solemne procesión» tradicional.

Después de tres meses de legislatura en el que el nuevo equipo de gobierno está en el Ayuntamiento, ya se tomó la decisión de retirar los símbolos religiosos del salón de plenos como el crucifijo. El grupo local del Partido Popular reprochó está orden alegando que se trata de un «elemento patrimonial con valor artístico apreciado por muchos vecinos». El alcalde, Nicolau Claramunt, declaró que el Estado «es aconfesional y entendemos que el Cristo no debía permanecer en el hemiciclo».

Además, en este breve periodo de tiempo, otra de las primeras medidas del nuevo gobierno fue la aprobación de una moción para impedir a los concejales presidir actos religiosos, obviamente, se les está permitido asistir a título personal pero sin representar al Ayuntamiento y sin lucir distintivos oficiales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...